NUEVA CHICAGO: «HICIERON UN DESASTRE, UN DESASTRE, UN DESASTRE»

Foto: @MundoChicago

Pasaron 14 años del ascenso a Primera División y uno de los que habló recordando aquellas finales con Belgrano de Córdoba fue uno de los artífices del logro. Mariano Donda, volante del recordadísimo equipo de Rodolfo Motta, conversó con los colegas de ´Mundo Chicago´, contó anécdotas, pero también mostró su más profundo dolor por la entidad de Mataderos.

«Para mí fue como recibirme en la Universidad. En las inferiores hay un proceso que es como la primaria y la secundaria. Cuando llegás a Primera es como que te recibís de un título universitario y después empieza otra vida que es la laboral. Pero para mí, a mi edad que ya estaba un poco más grande y con algunas dificultades físicas, empezar a jugar fue el fruto de tanto esfuerzo en silencio, de tantos años de espera» expresó el volante que hizo inferiores en San Lorenzo de Almagro y luego brilló en el Bari de Italia, en Godoy Cruz de Mendoza, y en el Al Wasl de Emiratos Árabes Unidos.

En un entretenido Instagram Live con los muchachos de ´Mundo Chicago´, Donda hizo un repaso por lo que fue aquél ascenso en mayo de 2006. «Era un plantel de jóvenes con muchos sueños. Con chicos con mucha hambre, el ´Pipa´ (Higuaín), el ´Turco´ (Zarif) que venía del ascenso, Pellerano, yo, el ´Osito´ Sigali, ´Nico Sánchez, el ´Indio´ Vega. Éramos un grupo que no pensábamos mucho sino que hacíamos. Éramos muy ordenados, muy alegres, y eso se vio en la cancha» destacó el mediocampista. Sin embargo, también quiso dejar su punto de vista sobre lo que sucedió luego para no sólo hablar de las buenas y evadir las otras.

Cuando hablaron de aquella promoción con Tigre, el volante que transpiró la pilcha Verdinegra, se expersó con el corzón: «Me dolió la muerte primero. Se fue alguien. En ese desenlace me dolió el estar en un vestuario cuatro horas, el escuchar autos rotos, gente que nos puteaba cuando nos íbamos con el micro al hotel. La muerte lo potenció totalmente. A mí me da tristeza lo que le hemos dejado económicamente al club todos los chicos, y lo que el club no pudo hacer».

«No podía entender como vendiéndome a mí, a Nico Sánchez, al ´Osito´ Sigali, Nahuelpan, Lucas Simón, en un dólar diferente, que el club en vez de irse para arriba se fuera para abajo. Mientras Chicago tenga dirigentes como hinchas, el club nunca va a crecer. Hace falta tener capacidad» continuó Donda con los colegas del medio partidario cuyo programa se emite los sábados de 11 a 12 por AM 1290. Pero no todo quedó allí.

Donda recordó lo que fue todo el periplo para poder convertirse en refuerzo del Bari: «La idea es tener personas profesionales. Yo fui a Italia con los dirigentes y estaban en bermudas. Estábamos negociando el contraro en Roma y venían en bermudas. Tuve que dejarle mi 15 porciento a Filomeno (Antonio) en una carta firmada porque sino no se hacía el pase. Y yo en Buenos Aires trabajaba, tenía un Renault Clío, era un pibe sufrido, trabajador. Hicieron un desastre, un desastre, un desastre, un desastre (sic). Todo eso se vio y hoy el club está en una situación rara, la verdad que es una pena».

«Si un martes hay 15 mil personas y 12 mil no pagaron, eso es Chicago hoy, ese es es el club. Agradezco no estar adentro porque me haría mucho mal y ya la pasé. Pero yo me enteré que de 15 mil personas, un martes, 2833 habían pagado. ¿Y las otras 12 mil cómo habían entrado?. Entonces esos no quieren a Chicago. Ojalá que las cosas puedan cambiar porque es un club lindo, que tiene su propio lugar para entrenar que no lo tienen muchos, que está bien ubicado y en la Capital Federal, y que esté en una situación incómoda la verdad es que es triste» cerró el mediocampista que fue héroe en 2006, recordó aquél ascenso, pero no pudo evitar mostrarse sumamente dolido por el presente de la institución de Mataderos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *