FÚTBOL: «LOS CLUBES LE DAN COMIDA A MUCHÍSIMA GENTE»

Por: Marcelo Patroncini

Segunda parte del reportaje con Demián Erlich. Así como el representante y asesor deportivo nos hablaba sobre la situación psicológica de los protagonistas en la nota anterior, en esta se enfoca sobre la importancia de tirar todos para el mismo lado. El director de FC Players (www.fcplayers.com.ar) se refirió a las pretensiones de los profesionales en un futuro mercado de pases, a la necesidad actual de mantener con vida a los clubes para que sigan dándole de comer no sólo a sus deportistas sino también a sus empleados. Y, desde su óptica, destacó que la quita de descensos no generará desempleos ni equipos que pierdan ganas de competir.

Vermouth Deportivo: Hubo mucho ruido en el último tiempo sobre los contratos que vencen el 30 de junio, Agremiados, AFA. Esa incertidumbre también juega, a favor o en contra, ¿cómo se maneja? ¿qué opiniones tenés al respecto?
Demián Erlich: Sí, más que ruido creo que es la incertidumbre. Cuando uno habla de incertidumbre, habla de finalizaciones de contrato dentro del fútbol. Hoy por hoy, todos los jugadores que terminan el contrato el 30 de junio, y no tienen una continuidad firmada, se sienten totalmente desamparados. Y, el club, al no tener ingresos, no se puede comprometer con el pago de un contrato. Es como si tuvieras un kiosko y no tenés mercadería, entonces no tenés cómo vender pero tampoco tenés cómo comprar. Cuando no se tienen ningún tipo de ingresos, ni de televisación, ni de spónsor, es muy difícil para los clubes poder retener a un jugador que no van a poder pagar. Pero es mucho más difícil para jugadores y técnicos que no van a tener una fuente de trabajo para tener con qué comer. Estamos viendo que AFA se metió para tratar de solucionar esto que va a venir. Estamos esperando a ver, si la pandemia lo permite, que se vaya tirando una fecha de reanudación de entrenamiento y de torneos como para que la fuente laboral del jugador y del técnico se vuelva a abrir mediante un mercado de pases. La incertidumbre es sobre la finalización de los contratos cuando hablamos del futuro del fútbol.
VD: Además de representante sos asesor deportivo… ¿qué consejos le podés dar a los protagonistas y a los clubes en estos momentos?
DE: Además de representante soy asesor, trabajo para Unión de Santa Fe. Pero la palabra asesor y representante, calculemos que es lo mismo, solamente que representante hoy es un poco delicado como está visto acá en Argentina. El mejor consejo, o el mejor asesoramiento que uno le puede dar a un club es que cuide su economía. El club no solamente es una entidad que paga a un jugador de fútbol, sea la categoría que sea. Es una entidad que paga a un jugador de fútbol, a un técnico, a una secretaria, a una profesora de hockey, de vóley, es mucho más de lo que muchos piensan que está pasando hoy con el fútbol. Los clubes son entidades deportivas que dan trabajo a mucha gente. Y más allá que lo que nos atraiga el tema del jugador de fútbol, los clubes le dan comida a muchísima gente además de a los jugadores de fútbol. El mejor consejo que se le puede dar a un club es que pueda llegar a un arreglo con los jugadores que se le termina el contrato el 30 de junio y ver, de qué manera, se puede solucionar el pago de estos meses en los cuales no va a haber ingreso para que el jugador o el técnico pueda comer junto con su familia. Pero que el día de mañana el club no esté en peligro de quiebra, ni nada por el estilo. Si todos tiramos para el mismo lado se puede encontrar una solución. Lo mejor que uno puede recomendarle a un club o a un jugador, es llegar a un entendimiento. Porque, hoy por hoy, una discusión termina en que las partes no se hablen más y creo que nos tiene que dejar una enseñanza todo esto que está pasando. Y, para mí, es buscar una solución. Perder vamos a perder todos.
VD: ¿Cómo imaginás que volverá el fútbol una vez que haya luz verde para reanudar la práctica de los torneos?
DE: Raro. Ya de por sí es raro cuando te cruzás en la calle con una personas que conocés y entrás en la incertidumbre de darle un abrazo, la mano, un beso, el codo, el puño, es muy difícil. El fútbol argentino, para nosotros, representa mucho más que 22 tipos corriendo atrás de una pelota. Es amor hacia el deporte, es esperar días y horas para esperar que llegue el partido del club por el cual somos hinchas, seas del cuadro que seas. Esperar que llegue un partido para verlo por tele va a ser difícil, no estamos acostumbrados a eso. Estamos acostumbrados a gritar goles, a abrazarnos, a tirarnos al piso. Durante un tiempo nos vamos a tener que adaptar a un fútbol que no estamos acostumbrados pero que nos va a llenar también. Ver los partidos por la tele, y tal vez no en las tribunas, nos va a dar un poco de tranquilidad de acá hasta que se puedan llenar las tribunas nuevamente.
VD: Sin descensos hay clubes que no tendrán objetivos por delante aunque podrán apostar a sus inferiores por un año. ¿Estás de acuerdo? ¿Creés que se pierde la esencia deportiva?
DE: Ya por decreto está puesto que no va a haber descensos. Y creo que son pocos los clubes que no van a tener objetivo alguno porque estoy totalmente convencido que si, en el contexto de la pandemia, el fútbol puede reanudarse, a la Primera Nacional faltando 9 fechas, 27 puntos, significa que hasta el último equipo puede entrar en un Reducido. Yo lo tomo con muchas pinzas el tema del «no descenso». Estoy de acuerdo que puede llegar a acomodar, un poco, la economía de algunos clubes pero estoy en desacuerdo con los que opinan que los «no descensos» puede generar una catarata de desempleos en el fútbol. Hemos pasado por miles de circunstancias, que no han sido pandemias pero sí de torneos en el cual no iba a haber descensos, y no vi ningún club que haya jugado con jugadores de la cuarta o juveniles. Ningún club se va a querer arriesgar a participar en un torneo y comerse de a tres o cuatro goles por jugar con chicos de cuarta, o con chicos a préstamo que no tuvieron nunca una experiencia. No creo que se pierda una esencia deportiva cuando, en ciertas ocasiones, varios clubes con presupuestos muy bajos empezaron a armar una cosa y terminar llevando jugadores de la categoría para que los que no tenían experiencia se vayan acomodando en sus líneas. El argentino está acostumbrado a penar mucho, a llorar mucho por así decir. Pero sacando dos o tres equipos, para mí no vamos a tener equipos que quieran asumir el riesgo. Ustedes se imaginan que el club del cual son hinchas, sin importar si llevan 40 mil personas o cien, presentando un equipo de chicos de la cuarta o de Reserva y que, en Primera Nacional, tengan que enfrentar a un poderoso como Tigre o San Martín de Tucumán. Yo lo veo muy difícil. Los «no descensos» van a acomodar un poco la economía de los clubes, van a bajar un poco algunos sueldos que más de ascenso parecen de Primera. Pero también está el riesgo que haya algunos jugadores que, si tienen pretensiones muy altas, y siguen teniendo esas pretensiones, puedan llegar a quedar sin club.