ESCOCIA: EL DERBI DE DUNDEE

Foto: @TheScotsman

Aunque en la competición escocesa se disputan partidos de gran rivalidad como el Hearts-Hibernian en Edimburgo y especialmente el Celtic-Rangers en Glasgow, en este caso hablaremos de un choque mucho más desconocido pero con varias y muy curiosas particularidades. Bienvenidos al derbi de Dundee.

En la costa del Noreste de Gran Bretaña se encuentra Dundee, la cuarta ciudad en población de Escocia, con apenas 150.000 habitantes. Actualmente, es una pujante ciudad universitaria que apuesta de manera decidida por la innovación, pero históricamente debe su fama a que allí se construyó el RRS Discovery que llevó en 1901 a Robert Falcon Scott y a Ernest Shackleton a la Antártida y a la industria textil del yute.

El Dundee Football Club fue fundado en 1893 tras la fusión de dos clubes: el East End y el Our Boys. Ya en 1899 empezó a jugar en su actual estadio, Dens Park. Su palmarés es escaso, pero variado: una Copa, una Liga y 3 Copas de la Liga. Tras el título de Liga de 1962, llegaron décadas de pobres desempeños (incluyendo una derrota en casa en la final de la Copa de la Liga ante su rival ciudadano), que estuvieron a punto de terminar con su desaparición o absorción por el propio Dundee United a finales de los 90.

Sin embargo, con la llegada en el año 2000 del técnico italiano Ivano Bonetti la situación mejoró incluso atrayendo a estrellas del nivel de Claudio Caniggia. Aun así, la felicidad fue breve ya que apenas unos años después entraron en concurso de acreedores bajo la administración de un equipo de Ernst & Young. En las malas, es cuando de verdad se ve la masa social de un club y aquí la hinchada no dejó solo al «Dee», logrando recaudar una gran cantidad de fondos cruciales para salvar al club. A pesar de esto, se vieron obligados a vender su histórico estadio.

En 2005 descendieron y no fue hasta 2012 que regresaron a la máxima categoría. Las mejores noticias fueron que en 2011 lograron abandonar la situación concursal y que una asociación de seguidores se convirtiera en accionista mayoritaria. En 2019 tuvo lugar su último descenso y tras concluir esta campaña en el tercer puesto (por la cancelación de la temporada por la pandemia del COVID-19) no ha logrado el regreso a la Premiership.

El otro club de la ciudad, el Dundee United Football Club, fue fundado en 1909 por un grupo de empresarios irlandeses bajo el nombre del Dundee Hibernian. Desde el momento de su nacimiento disputaron sus encuentros en Tannadice Park. Catorce años después de sus primeros pasos, adoptaron la denominación de Dundee United como forma de llegar a un mayor número de aficionados y cambiaron sus colores del verdiblanco original al blanquinegro. La equipación actual de pantalón negro y camiseta naranja se implementó en 1967 tras jugar en EE. UU. bajo la denominación de Dallas Tornado (contribuyendo a la creación de la North American Soccer League, precursora de la Major League Soccer de nuestros días). De ahí su apodo de los «Tangerines». Sus éxitos aunque más tardíos, son similares a los de su rival local: 1 Liga, 2 Copas y 2 Copas de la Liga.

Su estreno en la máxima categoría se produjo en 1925 pero no fue hasta la llegada al banquillo de Jim McLean en 1971 (ocupó el puesto principal del banquillo hasta 1993) que se convirtió en un equipo de referencia en el fútbol escocés. En los años 80, estrenaron su palmarés con dos Copas de la Liga consecutivas, ganaron el campeonato liguero en el año 83 y perdieron la final de la Copa de la UEFA de la campaña 86-87. En esta época se originó la rivalidad con el Aberdeen de Alex Ferguson, denominada «New Firm», ya que fueron los últimos en conseguir arrebatarle algún título liguero al Celtic y al Rangers.

Tras el fin de la era McLean, los «Tangerines» se han consolidado como un equipo copero con varias finales y sus primeras Copas de Escocia conquistadas en 1994 y 2010, pero sin la relevancia de los 80. Este desempeño por momentos brillante y con permanencias cómodas en la Premiership concluyó con el descenso en 2016, pero a la cuarta fue la vencida y en la recién concluida campaña, el United se alzó con el título de la segunda categoría para conquistar el ascenso.

Los estadios de ambos clubes están a apenas unos pasos de distancia (algo más próximos que los recintos de los dos grandes de Avellaneda), cada uno a un lado de Tannadice Street. Con el proyecto conjunto de Escocia e Irlanda a la organización de la Eurocopa del 2008, se barajó la idea de construir un nuevo estadio que albergara los partidos de ambos, pero con la victoria de la candidatura de Austria y Suiza se enterró esta posibilidad.

Más allá de la cercanía geográfica de sus canchas un hito aún más destacable es que durante varios años hubo un grupo hooligan que alentó a ambos clubes. Se trata del grupo Dundee Utility que surgió en una época donde la violencia relacionada con el fútbol seguía siendo algo tristemente habitual en territorio británico y seguidores de ambos equipos convinieron que era la mejor manera de plantar cara a las hinchadas radicales que apoyaban a los elencos de Glasgow, Edimburgo y Aberdeen.

Como última gran curiosidad, quiero destacar el hecho de que tras sus únicos campeonatos ligueros tanto el Dundee como el United alcanzaron las semifinales de la Copa de Europa. Los azules en la campaña 62/63 (derrotados por el futuro campeón, el AC Milan) y los naranjas 21 años después (vencieron 2-0 a la Roma en Tannadice Park pero cayeron 3-0 en Italia). Esto convierte a Dundee en una de las diez ciudades europeas en haber tenido dos clubes entre los cuatro mejores de la máxima competición continental, además de ser la menos poblada entre esta selecta decena.

No es ni la más histórica, ni la más intensa de las rivalidades, pero estos dos equipos, que esta temporada se han enfrentado en la segunda categoría escocesa, son el vivo ejemplo de que en una competición alejada de los focos también se escriben historias cargadas de simbolismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *