CHACO FOR EVER: A 30 AÑOS DE AQUÉL 5-0 SALVADOR ANTE RACING DE CÓRDOBA

Por: Marcelo Patroncini

Fue el último torneo largo de Primera División del siglo pasado y coronó a River como justo campeón. Sin embargo, en la parte de abajo, tres equipos del interior se disputaban la permanencia y el Negro tuvo la Resistencia necesaria para eludir el descenso en una final inolvidable frente a Racing de Córdoba, un 25 de mayo de 1990, hace exactamente tres décadas.

Instituto de Córdoba ya estaba condenado a jugar el Nacional B. Tras grandes planteles y algunos buenos resultados, varias cuestiones lo llevaron a caer en desgracia. Sin embargo, al cabo de la última jornada de la temporada 1989/90, restaba por saber quién acompañaría a La Gloria a la segunda división del fútbol argentino.

Chaco For Ever se hacía enorme en el Gigante de la Avenida pero padecía cada vez que le tocaba salir de su provincia. Un triunfo aislado por allí frente a Deportivo Español en el Bajo Flores era la única caricia que registraba en condición de visitante. Y justamente lo consiguió porque ese elenco del Gallego no tuvo nada que ver con otros formidables equipos que supieron engalanar a la elite del fútbol argentino.

Del otro lado estaba Racing de Córdoba que sacó la misma cantidad de puntos que el Negro, tuvo un triunfo más en toda la temporada, pero sobre la recta final del certamen empezó a caerse a pedazos y creyó resucitar a tiempo. Perdió con Vélez, con Ferro, con Independiente, rascó un empate con Estudiantes de La Plata, tropezó con Deportivo Mandiyú por goleada, y todo indicaba que el triste desenlace estaba a la vuelta de la esquina.

Sin embargo, la Academia, tuvo un sprint magistral en las últimas tres jornadas. Los de celeste y blanco vencieron a Unión de Santa Fe en La Docta mientras los de Resistencia hacían lo propio, por goleada, ante Newell´s. En el trigésimo séptimo capíulo, los cordobeses vapulearon a la Lepra pero los chaqueños, con sumo esfuerzo, se trajeron un punto de la cancha de Boca, y el panorama empezó a complicarse para los de Nueva Italia.

La diferencia de un punto y Chaco For Ever jugando de local le daban a los de Pablo Motta la gran oportunidad de aferrarse a la elite. Sin embargo, dos encuentros inolvidables, Racing forzó a que ambos se presenten en un desempate único, inolvidable. La permanencia se pondría en juego un 25 de mayo de 1990.

En la última fecha, Daniel Ergo le daba la victoria a la Academia frente a Boca por 1 a 0. Lo único que debían esperar en Nueva Italia era que el Negro no ganase. Sin embargo, las noticias desde Resistencia, eran desalentadoras en La Docta. En el Gigante de la Avenida se imponía el local con gol de Luis Scatolaro hasta que, sobre el epílogo, como si se tratase de una película de suspenso, Antonio Vidal González consiguió el empate para Argentinos Juniors. Gran parte de Córdoba estalló en un festejo pero, ahora sí, faltaba la gran final.

A Racing le jugaban dos aspectos a favor de cara al encuentro decisivo. Que su rival tenía la permanencia asegurada y se le escapó en el parpadeo final de la jornada 38 y que, fuera de su provincia, tan sólo había ganado un solo partido en toda la temporada. Sin embargo, Chaco For Ever, sacó a relucir todo su potencial en la Bombonera.

Con algunas ausencias importantes por bando, a la Academia le costó hacer pie en Brandsen 805. Lentamente iban llegando los goles por radio a Resistencia. Que uno de Miguel Ortolá, que otro de Pedro Sallaberry, que tres de Scatolaro, y de esa manera, la continuidad en Primera División estaba asegurada con un 5 a 0 indiscutible.

Chaco For Ever, el que le supo empatar dos partidos a Boca, el que le arrebató unidades a San Lorenzo y al Racing de Avellaneda, también se cargó al otro Racing, al de Córdoba. Fue un 25 de mayo de 1990, hace exactamente tres décadas, y allí daba un paso importantísimo para tener un año más en la elite. En contrapartida, esa fue la última experiencia del conjunto celeste y blanco con lo más grandes del fútbol argentino.