ALEM: ¡FELICES 95 AÑOS, LECHERO!

Por: Marcelo Patroncini

Entró en la recta final para el centenario, le falta un lustro. Hoy, el Lechero, fundado un 24 de mayo de 1925, celebra sus primeros 95 años de vida. El ´Boca´ del ascenso como solía decirse por televisión, ya que el club adoptó, los colores por el Xeneize, tiene motivos para festejar, para ilusionarse, y para seguir creciendo.

Empezó siendo celeste y blanco, como Racing, pero esa tonalidad se modificó un año después de su orgien. Leandro Nicéforo Alem, emblema de General Rodríguez, empezó a forjarse algunas semanas antes de su fecha fundacional oficial. Reuniones en una zapatería del barrio para conversar sobre fútbol los entusiasmaron para darle vida a una entidad donde ellos mismos pudiesen soñar con ser los protagonistas.

Así fue como los trabajadores de la planta láctea de La Serenísima decidieron fundar un 24 de mayo de 1925 al Club Deportivo y Mutual Leandro Nicéforo Alem en homenaje al primer presidente que tuvo el comité nacional de la UCR. Las ideas revolucionarias de este político radical que había fallecido en 1896 aún estaban a flor de piel y, además, años atrás había sido presidente de la República su sobrino, Hipólito Yrigoyen.

Pasando el nivel histórico, la vida futbolística en AFA comenzó en 1957. Teniendo a un monstruo de fábrica bien cerca de su estadio, el apoyo y la cantidad de gente que iba a ver al equipo, lo hizo trepar peldaños rápidamente. De hecho, en la temporada inicial, logró el ascenso de la Primera D a la Primera C.

Sus épocas más gloriosas se dieron a finales del siglo pasado cuando transitó durante cuatro años por los diversos campeonatos de la B Metropolitana. Actualmente, la entidad de General Rodríguez, milita en la cuarta división del fútbol argentino y tiene entre sus hinchas más famosos a su actual entrenador. Carlos Daniel Cordone nació cerca del club, se hizo fanático, y lo demostró siempre a pesar de brillar en Vélez, Racing y el Newcastle de Inglaterra.

Nacidos un 24 de mayo de 1925, hoy Alem festeja sus 95 años de vida esperanzados con dar pelea en el torneo de la C y con llegar al centenario plagado de satisfacciones desde lo deportivo e institucional. Le falta un lustro y, seguramente, estará dentro de los tres deseos. ¡Feliz cumpleaños, Lechero!