gtag('config', 'UA-63643000-1');

INGLATERRA 1 – URUGUAY 2: LA ANTESALA DEL TERREMOTO

Foto: Ben Radford/Allsport

José Perdomo quedó en la historia del fútbol argentino por provocar un sismo tras anotar un gol de tiro libre en un clásico de La Plata. Sin embargo, el ex hombre de Gimnasia La Plata, ya había sacudido la estantería de Los Creadores cuando en el mítico Wembley clavó un tanto bastante parecido que le permitió a la Celeste derrotar al dueño por 2 a 1 en la antesala de Italia 90.

Pasaron exactamente 30 años. La noche de un 22 de mayo, con la Copa del Mundo muy cerca de comenzar, Inglaterra y Uruguay se midieron en un amistoso plagado de figuras y con mucho por evaluar. Los británicos querían seguir mostrando su potencial pero los sudamericanos le empañaron la fiesta de despedida antes de marchar rumbo a la máxima cita.

Los dirigidos por Bobby Robson llegaban a este cotejo con el dulce sabor de haber vencido a Brasil en marzo, a Checoslovaquia en abril, y más tarde a Dinamarca. Londres y Wembley parecían un recinto inexpugnable para Los Creadores que se vieron sorprendidos por el conjunto que conducía el «Maestro», Oscas Washignton Tabárez.

La escuadra charrúa abrió la cuenta a los 27 minutos del primer tiempo. Antonio Alzamendi avanzó por la banda izquierda tras un pase de Enzo Francescoli. La combinación entre los ex River le permitió al hombre del Logroñés levantar la mirada y ponerle un centro a Santiago Ostolaza que, en la puerta del área grande, observó a Peter Shilton que quedaba a mitad de camino y con un soberbio cabezazo la mandó al fondo de la red.

Inglaterra recién pudo empatar en el inicio de la complementaria. El buen pie de Paul Gascoigne abrió juego por el mismo costado donde Alzamendi había elaborado aquella asistencia. En este caso, por la raya zurda, trepaba Stuart Pearce quien descargó para John Barnes. El atacante del Liverpool dominó la redonda con muchísima clase y acomodó su remate contra el ángulo superior derecho de la cueva defendida por Eduardo Pereira. Sin embargo, a pesar del 1 a 1, Uruguay iba a tener su premio en la noche de Londres.

Apenas había pasado el cuarto de hora del segundo tiempo y la Celeste tenía un tiro libre a 25 metros de la retaguardia de Shilton. Para entrarle al balón estaban Francescoli, otro que de fútbol sabía poco y nada como Rubén Sosa, y también uno que en vez de muslos tenía cañones en sus piernas: José Perdomo. Para fortuna del guardameta, tipos como el ex Racing, Rubén Paz, miraban pegados a la barrera, mientras que un especialista como Pablo Bengoechea observaba todo desde el banco de relevos. Finalmente, quien más tarde repetiría una proeza parecida con Gimnasia La Plata, ejecutó la pelota parada, le dobló las manos al arquero y marcó el tanto de la victoria para los de Tabárez.

Los charrúas festejaron el 2 a 1 final sabiendo que de cara a Italia 90 ya había empatado con Alemania e Italia, habían vencido a la Selección Argentina, y también ahora derrotaban a Inglaterra. Así Uruguay tenía chapa para dar pelea en la máxima cita sin imaginarse que le hizo frente a los países que ocuparon los primeros cuatro puestos de aquella Copa del Mundo donde no logró brilla como sí lo hizo esa noche en Wembley.

INGLATERRA (1) – Shilton, Parker, Pearce, Hodge, Walker, Butcher, Robson, Gascoigne, Waddle, Lineker, y Barnes. DT: Bobby Robson.
URUGUAY (2) – Pereira, Gutiérrez, De León, Herrera, Perdomo, Domínguez, Alzamendi, Ostolaza, Francescoli, Paz y Sosa.

Estadio: Wembley (Londres)
Goles: 27´PT Ostolaza (U), 6´ST Barnes (I), y 17´ST Perdomo (U)
Árbitro: Pietro D´Elía

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *