gtag('config', 'UA-63643000-1');

UNIÓN SOVIÉTICA: UN ADIÓS SIN PENA NI GLORIA EN ITALIA 90

Foto: Vice Sports

Fue la última Copa del Mundo bajo esa denominación. Después llegaron las guerras, los conflictos, y la separación de los territorios en nuevos países. Sin embargo, en la oportunidad decisiva para despedirse con creces, el Ejército Rojo, tuvo un Mundial directamente para el olvido con un sabor dulce recién en su último compromiso. Hace treinta años, Valeriy Lobanovskyi, presentaba la lista de buena fe para la máxima cita del deporte.

La Unión Soviética tenía material de sobra, había tenido una eliminatoria formidable quedando en primer lugar por encima de elencos como Austria y Alemania Democrática. Para el entrenador de Argentina, Carlos Salvador Bilardo, se trataba del duro rival a vencer en el grupo aunque, sin embargo, acabó siendo el más débil.

Subcampeones de Europa por detrás de Holanda en 1988, todo indicaba que se trataba de un plantel compacto, con una idea de juego aceitada, y con hombres que se codeaban en las mejores ligas. Lobanovskyi llevó a Italia 90 a quince hombres del ámbito local pero a siete que se repartían entre los torneos de España, Italia, Francia y Alemania.

Su arquero era Rinat Dasayev, guardameta del Sevilla. Tenían dos volantes de la Juventus como Sergei Aleinikov y Oleksandr Zavarov. También contaba con un defensor férreo del Borussia Dortmund como Sergei Gorlukovich, dos muchachos del Schalke 04, y un zaguero del Toulouse galo como Vagiz Khidiyatullin. Sin embargo, los que se desempeñaban en territorio de la ex URSS también venían con lo suyo.

Con 22 años, Igor Dobrovolski era una de las grandes promesas del Ejército Rojo. El delantero, que por ese entonces jugaba en el Dynamo de Moscú, más tarde fue profesional en el Olympique de Marsella y el Atlético Madrid entra otros. Equipo, y territorio para conseguir jugadores, tenían de sobra. Sin embargo algo falló.

Lobanovskyi, hace tres décadas, enarbolaba la última lista de buena fe para la Unión Soviética en una Copa del Mundo. Lo que nadie imaginó era que para Estados Unidos 1994 sería Rusia quien clasificaría y que, muchos de estos protagonistas de Italia 90, no estarían en los Osos Tricolores pues debían defender la camiseta de otra patria. Estos fueron los veintidós seleccionados por el DT para medirse en un grupo, con Argentina, Camerún y Rumania, en el cual terminaron en la última colocación.

1- Rinat Dasayev (Sevilla de España)
2- Volodymyr Bezsonov (Dynamo Kiev)
3- Vagiz Khidiyatullin (Toulouse de Francia)
4- Oleh Kuznetsov (Dynamo Kiev)
5- Anatoliy Demyanenko (Dynamo Kiev)
6- Vasyl Rats (Dynamo Kiev)
7- Sergei Aleinikov (Juventus de Italia)
8- Gennadiy Lytovchenko (Dynamo Kiev)
9- Oleksandr Zavarov (Juventus de Italia)
10- Oleh Protasov (Dynamo Kiev)
11- Igor Dobrovolski (Dynamo Moscú)
12- Aleksandr Borodyuk (Schalke 04 de Alemania)
13- Akhrik Tsveiba (Dynamo Kiev)
14- Volodymyr Lyutyi (Schalke 04 de Alemania)
15- Ivan Yaremchuk (Dynamo Kiev)
16- Viktor Chanov (Dynamo Kiev)
17- Andrei Zygmantovich (Dynamo Minsk)
18- Igor Shalimov (Spartk Moscú)
19- Sergei Fokin (CSKA Moscú)
20- Sergei Gorlukovich (Borussia Dortmund)
21- Valeri Broshin (CSKA Moscú)
22- Aleksandr Uvarov (Dynamo Moscú)

DT: Valeriy Lobanovskyi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *