ITALIA 90: URUGUAY Y SU ÚNICO TRIUNFO MUNDIAL EN 40 AÑOS

Foto: Bob Thomas Sports Photography via Getty Images

La Celeste tuvo posiblemente la racha más favorable de la historia de los Mundiales con un invicto de once partidos entre 1930 y 1954 pero también contó con una seguidilla poco feliz a pesar de su potencial. En Italia 90, el elenco charrúa consiguió su único triunfo dentro de la máxima cita en cuatro décadas.

Aquella victoria de Uruguay sobre la Unión Soviética el 14 de junio de 1970 en el Estadio Azteca fue la última del conjunto sudamericano en una Copa del Mundo por el lapso de veinte años. Increíble e inexplicable para un combinado con muchísimo potencial que bordó siempre sus estrellas de bicampeones.

Tras el triunfo ante la URSS, la Celeste tropezó en semifinales con Brasil y luego selló el cuarto puesto cayendo ante Alemania Occidental en tierras aztecas. Participó del Mundial de 1974 registrando un empate con Bulgaria y derrotas frente a la poderosa Holanda y la sorpresiva Suecia. Ese mal desempeñó se trasladó a posteriori en ausencias tanto en 1978 como en 1982.

Uruguay volvió a jugar una Copa del Mundo otra vez en México pero no le fue tan bien como en el setenta. Debutó con empate ante Alemania, finalmente subcampeona en dicho certamen, cayó estrepitosamente 6 a 1 con Dinamarca, igualó sin goles con Escocia, y así como entró por la ventana a octavos de final se despidió tras perder con la Selección Argentina que se alzaría con el título.

En Italia 90, el elenco charrúa cumplió exactos 20 años sin triunfos en los Mundiales. Tras el empate 0 a 0 con España en casa del Udinese, trastabilló por 3 a 1 con Bélgica un 17 de junio. Dos décadas después de aquella paliza del elenco de Pelé en el Estadio Azteca, La Celeste cosechaba su undécimo duelo en la máxima cita sin salir victorioso.

La racha se cortó agónicamente el 21 de junio de 1990 cuando Uruguay derrotó por 1 a 0 a Corea del Sur con un festejadísimo gol de Daniel Fonseca. Y esa fue la única victoria del elenco sudamericano en cotejos de la máxima cita durante un período de cuarenta años. Después el equipo de Oscar Tabárez quedó eliminado en octavos de final en manos de Italia.

La Celeste no clasificó a Estados Unidos 94 ni tampoco a Francia 98. En Corea-Japón 2002 tenía la oportunidad de ponerle un freno a una nueva sequía pero perdió en el debut con Dinamarca (sí, otra vez), y registró pardas con Francia y Senegal para volver rápidamente a casa. Y la jaqueca tuvo un partido extra que fue en Sudáfrica 2010 donde volvió a repetir el 0 a 0 con los galos.

Un 16 de junio de 2010, en Pretoria, y con Tabárez nuevamente al mando, La Celeste enderezó el rumbo. Faltaba un día para que se cumplan cuarenta años de aquella eliminación contra Brasil que significaron cuatro décadas de ostracismo y un sólo triunfo en los partidos de la Copa del Mundo. Allí, resucitó el elenco charrúa que goleó al dueño de casa, venció a México, también a Coreal del Sur y enderezó el rumbo como marca su historia.

Cuestión de rachas, Uruguay disputó diecisiete encuentros mundialistas entre 1970 y 2010 con parciales alarmantes. Siete empates, nueve derrotas, y un sólo triunfo. Aquella victoria que trajo algo de aire en Italia 90 con ese gol de Fonseca que dejó en alto al menos la bandera de un país que supo ser animador en este tipo de torneos, bicampeón en la primera mitad del siglo XX, y caracterizado por dejar todo dentro de la verde gramilla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *