BRASIL: HACE 30 AÑOS LA VERDEAMARELHA PARTÍA RUMBO A ITALIA 90

Foto: Imagen de TV

Veinte años sin títulos eran demasiados para un tricampeón que soñaba con conquistar Italia 90. Apoyados por el calor histórico de sus torcedores, la Verdeamarelha se despidió de su gente rumbo a la máxima cita, hace exactamente treinta años, con un 3 a 3 que dejó sinsabores en un Maracaná colmado para ver las acciones del encuentro frente a la hoy fusionada Alemania Oriental.

El sector este del país teutón había quedado cerca de clasificar a la Copa del Mundo pero, una derrota ante Austria en la última fecha, les cortó para siempre el sueño de representar por última vez a un regimen, a una historia. Brasil, que venía de vencer por 2 a 1 a Bulgaria tenía otro duro compromiso que entretuvo a propios y extraños.

De amistoso tuvo poco y nada. La pierna fuerte reinó en Río de Janeiro. El 0 a 0 parecía acompañar a ambos al descanso en un primer tiempo donde los locales arrincaron a los europeos pero no le encontraban la vuelta para vulnerar la retaguardia de Perry Bräutigam, ex Hansa Rostock y actual entrenador de arqueros del RB Leipzig. Sin embargo, Alemao, a los 43 minutos del capítulo inicial picó al vacío por el costado derecho y sacó un remate inatajable para romper con la paridad y estampar el 1 a 0.

Taffarel había tenido una noche sin preocupaciones pero, en el arranque de la complementaria, se despertó la máquina germana. Dos cabezazos en el área, el último de Thomas Döll, significó el empate para Alemania Democrática que desnudaba algunas desatenciones de Brasil que no quería irse con esa imagen rumbo a Italia 90.

Careca fusiló rápidamente a Bräutigam quien respondió con creces para mandar la pelota al tiro de esquina. El compañero de Diego Maradona en el Nápoli venía seco en estos amistosos con la Verdeamarelha. De hecho tuvo el segundo con una palomita inmejorable pero la redonda se fue besando el palo izquierdo de la cueva teutona. Sin embargo, esa racha adversa se cortó a los once del segundo tiempo cuando, de cabeza, no volvió a fallar y puso el 2 a 1 para el dueño de casa.

La tranquilidad para los de Sebastián Lazaroni llegó antes del cuarto de hora de la complementaria. Dunga se llevó de atropellada una pelota que le permitió meterse dentro del área grande, quedar a mano a mano con el arquero, y fusilarlo para estirar la diferencia en favor de Brasil que ya seducía a sus fieles sin imaginartse que Alemania Democrática iba a meterse en juego nuevamente.

A los 23 minutos, Ulf Kirsten aprovechó una siesta demencial del fondo local y quedó cara a cara con Taffarel. El ex Parma tapó el remate pero la redonda le quedó servida a Rainer Ernst. El hombre del Kaiserslautern con todo el arco a su merced sólo tuvo que darle un toque sutil al esférico para acomodarla done más quería y sembrar suspenso en un Maracaná repleto de espectadores.

La Verdeamarelha pasó de tener todo controlado a padecer un contragolpe letal en tiempo de descuento. Con un tackle digno de un test match de rugby derribaron a Kirsten en la puerta del área. Rico Steinmann se hizo cargo del tiro libre ante el silencio que había en Río de Janeiro esperando que se ejecute y culmine el juego. Eso permitió que se escuhase el pelotazo impactando en el palo tras disparo del otrora Twente de Holanda que finalmente besó las redes y puso cifras definitivas en Sudamérica.

Ese 3 a 3 inolvidable, hace exactamente tres décadas, fue el anteúltimo juego de Alemania Oriental en su historia. Para Brasil fue la despedida ante sus torcedores ya que Italia 90 estaba a la vuelta de la esquina. Y la hinchada se retiró del Maracaná con el sabor agridulce de un resultado que sedujo por la propuesta ofensiva pero dejó notables carencias en otros factores para un scratch que necesitaba cortar sus 20 años sin títulos mundiales.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*