COSTA RICA: LA HISTORIA DEL AVIÓN GRANDE Y EL AVIÓN PEQUEÑO

Foto: FIFA

Los Ticos hicieron historia en las eliminatorias de América Central y Norteamérica para meterse de lleno, por vez primera, en una Copa del Mundo. Sin embargo, a pesar del logro y de haber arrasado en la fase clasificatoria donde finalizaron primeros, el pueblo no tenía mucha fe en sus jugadores que viajaron a Italia 90 con gran parte de la prensa en su contra.

La situación no era la ideal para Costa Rica. Si bien el pasaje al Mundial fue más que merecido, la realidad ponía en jaque a un elenco que sacó pasaje con la dupla técnica de Marvin Rodríguez – Moyano Reina y viajó con «Bora» Milutinovic. En el medio quedaron derrotas por doquier, resultados adversos incluso hasta con equipos del ascenso italiano, jugadores borrados, y otros que no quisieron asistir a la cita máxima del deporte.

«Qué Brasil 10 – Costa Rica 0, y así sucesivamente. Era un pesimismo que había pero creo que el grupo se manejó de una manera cerrada» afirmó Rodrigo Kenton en un documental llamado ´La historia no contada´. No sólo el asistente del entrenador dio su parecer en dicho material fílmico. Hernán Medford, hombre del Saprissa y uno de los veintidós convocados, también contó cómo vivían el mal trago: «Si aquí mismo nos menospreciaban los ticos, cómo no nos iban a menospreciar afuera. Lógico, éramos la Cenicienta, éramos para todos, incluso para mucha gente del país, el relleno del Mundial»

Sin embargo, la mejor anécdota pasó por los guantes de Luis Gabelo Conejo. «Cuando salíamos para el Mundial, íbamos a Chicago a jugar un torneo. En ese preciso momento sale una caricatura que se llamaba ´La pelotita´. Se veía un avión muy grande totalmente vacío y, en otro avión muy pequeñito, se veía a todos nosotros con las cabezas afuera, todos estrujados. Entonces dos personas estaban mirando donde volaban los aviones. Uno le dice al otro: ´¿ese avión tan pequeñito con tanta gente y ese tan grande? ¿qué pasa?´. Y el otro le responde: ´es que en el pequeñito va el seleccionado de Costa Rica para el Mundial, y el grande lo llevan para traer los goles´» sentenció el arquero que brilló en Italia 90, tapó bocas por doquier, y que por su gran actuación no sólo fue transferido al fútbol de España sino que además logró que ese aeroplano enorme volviese con el pecho inflado de sus compañeros y no con tantos en contra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *