BRASIL 2 – BULGARIA 1: A 30 AÑOS DE OTRO CUENTO CONOCIDO

Foto: Imagen de TV

La Verdemarelha se alistaba para viajar al viejo continente. El sueño de campeonar en Italia 90 y de volver a besar el oro tras dos décadas lo hacía medirse contra rivales de peso. Sin embargo, la historia siempre estuvo a favor de la Canarinha en este caso. Y un 5 de mayo, hace exactamente 30 años, Brasil volvía a vencer como siempre a Bulgaria.

Paternidad como pocas entre este país sudamericano y uno de los medianos europeos. En total jugaron ocho veces y todas fueron alegrías para los de amarillo que, aprovecharon aquél sábado otoñal para seguir con esa racha positiva. Ojo, no era para nada fácil el oponente de turno. De hecho, «con el diario del lunes» se podría afrimar que gran base de aquél combinado que viajó a Campinas fue el que eliminó a Francia de la clasificación a Estados Unidos 1994.

La presencia de jugadores como Hristo Stoichkov, próximo a ser transferido al Barcelona de España, Krasimir Balakov que estaba por fichar en el Sporting Lisboa de Portugal, Trifon Ivanov que migraría al Betis, y el verdugo galo, Emil Kostadinov, eran una linda medida para Brasil que puso en cancha a un once que viajó completo a Italia 90.

Los de Lazaroni abrieron la cuenta rápido gracias a un pase magistral de Valdo, hombre del Benfica, para que Müller, delantero del Torino pudiese definir sutilmente en el mano a mano con Iliya Valov. Iban sólo 8 minutos pero Bulgaria no tardó en incomodar a Taffarel y en empatar las acciones. Al cuarto de hora, Ricardo Gomes despejó a medias un centro a la olla sin imaginarse que por detrás de todos ingresaría Kostadinov para sacar un remate seco e inatajable que sembraba algo de justicia en el marcador.

El dueño de casa, con el 1 a 1 y su gente a favor, adelantó líneas y propuso que todo pase a jugarse en campo rival. Careca, compañero de Diego Maradona en el Nápoli y recién ganador del Scudetto con el elenco del sur italiano, tuvo el triunfo el gol en dos ocasiones antes de irse al descanso. Una en la que intentó definir de taco y, más tarde, a través de un cabezazo en el área chica que se fue apenas desviado. Ya, a esa altura, los de Lazaroni parecían recuperar su ego ante un contrincante contra el que nunca habían siquiera empatado.

La tarde se iba apagando y la pelota no quería entrar en Campinas. Paulo Silas, quien años más tarde conseguiría la gloria en San Lorenzo de Almagro, dilapidó una situación inmejorable con todo el arco a su merced. Careca seguía negado con el festejo, choacaba con Valov y volaban manos en un amistoso que empezaba a picarse. A la Verdeamarelha se le escapaban los minutos pero, a diez del final, Jorginho fabricó una falta en la puerta del área grande. De esa pelota parada llegó el centro y el cabezazo de Aldair para desatar la locura de la torcida que auguraba un triunfo.

Bulgaria intentó, sobre el epílogo, mostrar las armas que ofreció en el primer cuarto de hora. La más clara estuvo en los pies de Stoichkov que ejecutó un buen tiro libre pero se encontró con la notable reacción de Taffarel. Brasil, esa tardenoche del 5 de mayo de 1990, hace exactamente 30 años estiraba la paternidad con un 2 a 1 que le inflaba el pecho aunque sabía que debía ajustar muchas piezas para apuntar al primer puesto en la Copa del Mundo.

BRASIL (2) – Taffarel, Jorginho, Aldair, Ricardo Gomes, Galvao, Branco, Alemao, Valdo, Silas, Müller, y Careca. DT: Sebastiao Lazaroni.
BULGARIA (1) – Valov, Dimitrov, Vassev, Tudorov, Ivanov, Iantchev, Bankov, Iardanov, Balankov, Stoichkov y Kostadinov. DT: Ivan Vutsov

ÁRBITRO: Ulises Tavares
GOLES: 8´PT Müller (BRA), 15´PT Kostadinov (BUL), y 35´ST Aldair (BRA)
ESTADIO: Brinco de Ouro da Princesa

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*