CÍRCULO DEPORTIVO: MATTEO, PERO DESDE AFUERA

Foto: @lacapitalmdq

Por: Marcelo Patroncini

El Papero es una familia. Basta con acercarse al Guillermo Trama para vivenciar un clima distinto al que se palpita en las grandes urbes. Sin embargo, y como todo aquél a que se aferra a sus raíces, la noticia de la salida de Alexis Matteo pegó fuerte en el sur del provincia de Buenos Aires.

La pandemia del coronavirus y la incertidumbre de muchos clubes pusieron en jaque la situación económica de las instituciones. Contratos que caducan a finales de junio son por un lado una problemática enorme para familias que quedarán sin empleo así como también para los números de una institución sin ingreso alguno. Y en ello desencadenó el final de la historia del cuerpo técnico.

Matteo asumió la conducción de Círculo Deportivo y lo posicionó en un lugar de privilegio. Campeones de la Liga de Mar del Plata, consiguieron un pasaporte para disputar el Federal A tras llegar a las instancias finales del durísimo Regional Amateur. Allí se midieron con Boxing de Río Gallegos y, más allá de la derrota en condición de visitante, obtuvieron el ascenso en La Patagonia gracias al resultado obtenido en condición de local.

Entrevistado por el diario «La Capital» de la ciudad balnearia por excelencia de la República Argentina, el entrenador afirmó: «No me lo esperaba, pero quizás ellos sintieron que se cumplió un ciclo y no está mal». La situación se dio en torno a un llamado del DT hacia la dirigencia para evaluar cómo continuaría todo en el segundo semestre del año.

Con suma emotividad, el DT le dedicó unas palabras desde el corazón al matutino: «Quiero aprovechar para agradecer a los dirigentes porque me dieron una chance cuando yo no había dirigido en Primera, a todos los jugadores que tuve por cómo se brindaron, a la gente del pueblo que apoyó siempre los procesos y a mi cuerpo técnico que trabajó siempre al cien por ciento. Vivimos un montón de momentos felices, algo atípico porque en el fútbol las malas suelen ser más que las buenas. Logramos cosas importantes y no lo olvidaremos». Y allí quedó su corazón, al igual que el de toda la familia del Papero. Cuando vuelva el fútbol irá con su mate y tomará desde el otro lado del alambrado. O tal vez no. Pero por lo pronto, Matteo quedó afuera.