SELECCIÓN ARGENTINA: «EL SUEÑO CUMPLIDO»

Foto: AFA

Yanina Gaitán, primera jugadora  argentina en convertir un gol en una Copa del Mundo, recordó el Mundial de Estados Unidos 2003 y el primer torneo de AFA en 1991.

Vermouth Deportivo: ¿Cuáles son tus recuerdos del Mundial 2003? ¿Y la clasificación previa?

Yanina Gaitán: Son todos recuerdos lindos. Siempre mucha presión y esmero por querer dejar en lo más alto a nuestra Argentina. No fue fácil llegar a la clasificación, jugamos en dos instancias el Sudamericano. Primero jugamos un triangular en Salta contra Paraguay y Uruguay, del cual ganamos ambos partidos. Estábamos muy contentas porque pasábamos a la segunda etapa, que se jugaría en Perú contra Colombia, Brasil y Perú, de la cual era la instancia definitiva para la clasificación. De este cuadrangular pasaba el campeón y subcampeón, todos contra todos. El primer partido lo ganamos, el segundo perdimos ante Brasil y el tercero con empate nos alcanzaba, era justo con el local ese partido definitivo, así que fue muy emotivo por todo lo que comprendía. Lo empatamos en los últimos minutos y fue gritado con todo el corazón porque éramos conscientes que nos alcanzaba para clasificar al primer Mundial; fuimos felices. Después ir al Mundial, experiencia nueva para todas, un marco espectacular que ameritaba el torneo, todo muy profesional, desde los traslados, las canchas, los hoteles y ni hablar de los estadios llenos y la gente de toda generación apoyando el torneo. Las niñas felices de ver el torneo, evento muy familiar y muy emotivo. Fue el sueño cumplido.

V.D: ¿Cuáles fueron tus sensaciones al convertir el primer gol en una Copa del Mundo?

Y.G: Me sentí tocada con la varita mágica por Dios, siempre le agradezco a él porque sé que fue el que quiso que sea así. Por trabajo, profesionalismo, dedicación, pasión, fortaleza de nunca bajar los brazos y siempre esforzarme por mejorar. Siempre logré lo que quise en el futbol, Salí campeona en River, Boca, jugar el Mundial y haber convertido el primer gol. Fue cumplir con todos los sueños. Sentí felicidad porque se me dio después de todo lo que viví dentro del fútbol.

V.D: ¿Qué significa para vos haber jugado en cuatro grandes del fútbol argentino?

Y.G: Jugué en River, Boca, Racing y San Lorenzo, por distintas circunstancias se fue dando así mi carrera. Me gustó y de todos me llevé lindos recuerdos. Me enorgullece también porque en todos pasé lindos momentos y diferentes etapas de mi vida.

V.D: ¿Cuáles son tus recuerdos del primer torneo de AFA en 1991?

Y.G: El primer torneo de AFA, ¡qué emoción!. Fue en mi niñez y ahí jugué en Yupanqui, uno de los mejores equipos, gran plantel de jugadoras. La nona, diez, cuando se retiró le hicieron la despedida y me entregó su camiseta como continuidad con las que me fogueé y aprendí mucho. Eran todas mucho más grande que yo, me llevaban arriba de ocho años y, para esa edad, que yo era una nena se notaba la diferencia pero yo no me achicaba. El torneo era muy competitivo, había  muy buenos equipos con grandes jugadoras, jugábamos en canchas auxiliares, de tierra y muy poca difusión, iban nuestros familiares más cercanos a vernos. Tuve un gran DT, Luis Garay, muy buen captador de jugadoras, excelente persona, la cual de niña me tuvo mucha confianza. Me ponía a jugar siempre siendo rivales fuertes, igualmente él me hacía jugar, agradecida de haberlo tenido en mis inicios.

V.D: ¿Cuál es tu opinión sobre la evolución del fútbol femenino en los últimos años?

Y:G: La evolución del fútbol femenino está encaminada, ascendente, de a poco se van dando muchos cambios positivos para el crecimiento del deporte y la visibilidad que está teniendo. Gracias a las redes sociales, la sociedad está cambiando, todo es más aceptable y más amplio en cuanto a prejuicios. La gente es más abierta porque así también se hace ver lo mencionado anteriormente. Creo que el feminismo está aportando lo suyo y, de a poco, el machismo va decayendo dándole lugar a la igualdad de género. Es otra época que se les abre más puertas, hoy por hoy, a las niñas y mujeres que lo quieren practicar. Y el practicarlo en edades tempranas, enriquece la riqueza futbolística como cualquier varón que lo practica de chico y después, de más grande, tiene esa vivencia de técnica adquirida y coordinación. Todo suma a favor, hoy por hoy. Falta para la profesionalización pero va camino a eso, ahora tienen contrato, no todas pero por algo se empieza. Hay que seguir mejorando la infraestructura, espacios de entrenamientos y canchas pero creo que de a poco se van a ir dando mejores espacios.

V.D: ¿Cómo viviste el reconocimiento de AFA por el Mundial de 2003?

Y.G: Lo vivo con orgullo que nuestra asociación nos reconozca esa etapa de nuestra carrera, que fue con mucha pasión y amor a nuestra querida Argentina, así que orgullosa que AFA, nos reconozca hoy en día. Por último, mi deseo es poder volcar toda esta pasión en algún club, soy entrenadora y mi deseo es transmitir todo lo aprendido de tantos años para el crecimiento del fútbol femenino.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*