EL RECUERDO DE AUSTRALIA 31 – SAMOA AMERICANA 0

Foto: https://top100worldcupmomentsfromtheaussieview.wordpress.com/

Por: Juan Ignacio Sendra

Una de las razones por la cual Australia hoy en día participa de las competencias de las Confederación Asiática de Fútbol es por la falta de competencia que tiene la OFC (sacando a Nueva Zelanda, el resto de los combinados perdían por goleada ante los Socceroos). La otra es que, al menos hasta que la Copa del Mundo cambie de formato y cantidad de competidores, Oceanía tiene sólo medio cupo por lo que los australianos se veían obligados, luego de derrotar a los «All Whites» a jugar un repechaje para acceder a esa competición.

Entre los tantos partidos en los cuales los aussies fueron netamente superiores a sus contrincantes oceánicos, destaca uno por sobre todos y es la goleada más grande en la historia de las competiciones a nivel selecciones.

El miércoles 11 de Abril de 2001, en el International Sports Stadium de Coffs Harbour (Australia), un equipo de los Socceroos sin sus máximas figuras aplastó a Samoa Americana por 31 a 0.

Parece extraño que un encuentro que terminó así no haya tenido jugadores de la talla de Harry Kewell o Mark Viduka. Pero, para ese cotejo, Frank Farina no pudo contar con ellos debido a que se prefirió no arriesgarlos. Mismo caso para John Aloisi y Damian Mori, aunque estos dos si estaban en la nómina y anotaron diez goles en la victoria ante Tonga días antes.

Su rival, en tanto, tenía problemas para armar su plantilla. Con un equipo de una edad promedio de 18 años, tres jugadores de 15 y solo uno de la plantilla normal (el arquero Nicky Salapu) ya que el resto tenía problema con los pasaportes, Samoa Americana afrontó el match.

Así fue como a los samoanos le duró el cero en el arco tan sólo diez minutos y ya a los veinte perdían 6 a 0 y 16 a 0 al término de los primeros cuarenta y cinco minutos con ocho tantos marcados por Archie Thompson.

Los quince goles que marcaron los australianos en el segundo tiempo hicieron no sólo que ese partido fuese la goleada más grande en la historia de las competiciones a nivel selecciones (existen otras goleadas que sufrió Micronesia pero esta selección no está afiliada a la OFC) sino que, además, Archie Thompson se convirtió en el jugador con más anotaciones en un encuentro de esas características con trece tantos. Además de Thompson, Zdrilic marcó ocho goles, Boutsanis cinco, Colosimo, Popovic y Vidmar dos y De Amicis uno.

Para el final del encuentro la frutilla del postre. La prensa dudaba ya del resultado puesto que no se sabía si Thompson había hecho trece o catorce goles pero finalmente el resultado de 31 a 0 decretó que el delantero australiano había anotado una docena más uno.