EL FÚTBOL EN EL BÁSQUET: “OJALÁ GALLARDO SE QUEDÉ TODA LA VIDA EN EL CLUB”

Los jugadores de nuestro básquet se siguen sumando a nuestra sección #ElFutbolEnElBasquet. En esta nueva entrega, Cristian Cadillac, jugador de Unión de Mar del Plata, nos habla de su amor por River.

En Vermouth Deportivo queremos que sigas conociendo el lado futbolero de los jugadores de básquet. Ya conoces las pasiones de Leonardo La Bella, Alejandro Diez, Pablo Fernández, Alejandro Pappalardi, Agustín Brocal, Nicolás Paletta, entre otros. Ahora es el turno del base de Unión de Mar del Plata, Cristian Cadillac, hijo del histórico Eduardo «Tola» Cadillac.

Vermouth Deportivo: ¿Cómo nació tu fanatismo por River?

Cristian Cadillac: –Mi fanatismo nació por mi abuelo, que era bastante fanático de River. Y segundo, cuando yo tenía cinco o seis años, justo mi papá jugaba en la Liga Nacional y lo hizo cinco años seguidos en River. De ir a ver todos los partidos de él, me empecé a hacer hincha. Después, al estar jugando ahí, nos daban entradas para ir a ver el fútbol, y bueno, todos los domingos tenía la posibilidad de ir a la cancha, tanto por el torneo local como por Copa Libertadores, y de ahí nació ese amor. Pasó el tiempo y tuve la posibilidad de jugar un año con River en La Liga y eso hizo que uno se aferre más y que lo viva más desde adentro, lo que es el mundo River.

V.D.: -¿Ves todos los partidos que podés?

C.C.: –Si, trato de ver todos los partidos. Me pasa muchas veces, por ahí, que algún partido de Copa Libertadores, que se juega día de semana a la noche, cae cuando entrenamos y me lo pierdo. Pero si puedo, los veo todos.

V.D.: -¿Quién es tu ídolo?

C.C.: –Y, mi ídolo de chico, de mi primera etapa, fue Enzo Francescoli; porque en esa época dorada de River, con Ramón Díaz que ganaba todo, tuve la chance de estar en todos los partidos y él era mi ídolo. El mejor jugador de River que ví. Ahora, bueno, como el de todo hincha de River es Gallardo, esperemos que se quede bastantes años más.

V.D.: Me imagino que has podido sacarte una foto con El Enzo, ¿no?

C.C: –No, ¿vos sabés que no? Siempre, para esas cosas, fui muy vergonzoso. Si cuando mi viejo jugaba, que yo era chico, iban los jugadores de fútbol que estaban concentrados ahí a ver los partidos y recuerdo que tuve una anécdota con el arquero Comizzo, que me puso a upa de él y vi todo el partido. Después de grande, el año que yo jugué en River, me cruzaba con todos los jugadores de fútbol casi todos los días. Pero eso de la foto, me da cosa, así que nunca lo hice.

V.D.: -¿Qué es lo más loco que hiciste por River?

C.C.: –¿Te soy sincero? locuras no recuerdo en este momento. Siempre que pude verlo, lo vi o fui a verlo, pero alguna locura no se me viene a la mente. Una locura que viví en la cancha fue el día que nos fuimos al descenso con Belgrano, eso sí fue una locura, pero ya pasó al recuerdo.

V.D.: -¿Cómo es el día que a Cristian Cadillac le toca jugar el mismo día que le toca a River?

C.C.: –Me pasa que cuando hay algún partido de Libertadores y justo estamos entrenando, voy preguntando afuera a ver si alguien sabe algo. Y si estoy jugando justo al mismo tiempo, bueno, no me queda otra que enterarme después del partido y luego ver la repetición. Pero trato de seguir siempre toda la info por Twitter.

V.D.: -Si te dan a elegir, ¿con quién te quedas, Marcelo Gallardo o Ramón Díaz?

C.C.: –Con Gallardo, porque la final ganada a Boca lo pone un escalón arriba.

V.D.: -A fines del mes de junio de 2011 pasó algo inesperado, ¿Cómo viviste todo ese día y todo el proceso para regresar a Primera?

C.C.: –Sinceramente, ese día de junio fui a la cancha con mucha esperanza de que River lo daba vuelta. Es más, fui como tres horas antes a la cancha y ya estaba llena, la previa fue una fiesta. Después, la verdad fue un momento tristísimo que, hasta el día de hoy, me acuerdo de la gente adentro de la cancha llorando y rompiendo cosas. Fue la única vez que en la cancha sentí un poco de nervio porque se había puesto pesada la mano por la violencia que había. Y después, en la B Nacional, fue duro. Pero como todo hincha de River, apoyando. Llenó todas las canchas y lo bueno fue que fue rápido y River pudo volver al lugar que tenía que estar de la mano de Almeyda, a quien siempre se le va a estar agradecido.

V.D.: ¿Cómo vivís los clásicos con Boca? ¿Hay cargadas cuando ganan y te la bancas cuando pierden?

C.C.: –Y, la verdad es que todos los clásicos que hubo ahora, que fueron los más importantes, los viví con mucho nerviosismo; pero bueno, después salimos favorecidos con el resultado. Una cosa que disfruté muchísimo. Y sí, soy de cargar pero no del extremo de ponerme pesado, pero me gusta hacer un chiste y también soy de bancármela cuando me los hacen. Como me gusta joder a los demás, después no me molesta, pero hace bastante que no pueden cargar igual (risas).

V.D.: En el plantel de Unión hay varios hinchas de Boca, ¿Se chicanean?

C.C.: – Si, hay varios hinchas en el equipo, pero con el que más me chicaneo es con el “Presi” (Leo Cordeiro), que es fanático de Boca. El otro día que nos ganaron el campeonato local, a los cinco minutos que había terminado el partido, ya me había mandado un mensaje. Pero bueno, como me gusta cargar, cuando me la hacen a mí me la tengo que bancar. La tengo guardada a esa para más adelante (risas).

V.D.: -¿Qué clásico recordás más?

C.C.: –Hay un clásico que yo me acuerdo de chico que festejé mucho. Fue cuando River le gana 3-0 en la Bombonera, que hace un gol Ortega, los otros ya no me acuerdo. Después, hay un clásico que lo define Rojas que hace una jugada tremenda, fue otro 3-0. Son tantos clásicos que ya me los confundo. Y bueno, y el de Copa Libertadores en Madrid no se va a olvidar nunca. Igualmente, disfruté mucho la primera eliminación en el 2015, cuando Barovero le tapó el penal a Gigliotti, esa como fue la primera eliminación del equipo de Gallardo. Fue tremendo cómo lo disfruté. Después ya se hizo costumbre.

V.D.: -¿Jugaste alguna vez al fútbol en serio?

C.C.: –Si, tengo la costumbre de que en los recesos míos, entre torneo y torneo, mis amigos de Buenos Aires juegan todos los sábados a las 11 de la mañana al fútbol, y yo trato de engancharme bastante cuando se juega. Me gusta bastante el fútbol. Más allá que soy fanático de River, miro todo el fútbol: la Champions League, los partidos que puedo del torneo local. Y los partidos por el asado y la Coca salen siempre, tengo muchos de esos y trato de jugarlos a morir como cuando juego al básquet. Es algo que me apasiona y salgo así.

V.D.: -Durante mucho tiempo se discutieron cosas entre los fanáticos del básquet y del fútbol. Para vos. ¿Cuál crees que es la diferencia entre la selección de fútbol y la del básquet en cuanto a llegada?

C.C.: –Yo creo que la diferencia de estos últimos 15/20 años entre las dos selecciones fueron los resultados y que, tanto la gente como el periodismo, ve que la selección argentina de básquet transmite unos valores que la del fútbol no. Yo no comparto mucho ese pensamiento, porque hay mucha diferencia entre los dos deportes. Vos fijate que la selección argentina de fútbol llegó a la final del mundo y se la tomó como un fracaso y Argentina en básquet perdió la final del mundo y todos hablaban del gran logro. Que realmente es así, pero creo que pasa por una cuestión de cómo se toma el deporte acá en Argentina. El fútbol es más popular y, por ende, tiene mucha más crítica. Y por el lado del básquet, se ve todo de otra forma.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*