gtag('config', 'UA-63643000-1');

BOCA JUNIORS: “TENGO FE EN QUE SE VA A REANUDAR LA LIGA”

Gentileza Prensa Boca Básquet | @BasquetBocaJrs

Por: Walter Silva | @WalFSilva10

Lucas Gargallo, alero azul y oro, estuvo con Triple Xeneize y habló de todo: su rutina en cuarentena, sus cuidados con su salud, cómo se ve a sí mismo y a su equipo, algunas anécdotas y un mensaje para todos.

Llevamos la primer semana de prolongación del aislamiento obligatorio decretado en respuesta a la pandemia del virus COVID-19 y los jugadores siguen contándole a la prensa cómo es que están transitando estos días encerrados en sus casas.

Hoy contaremos el caso de Lucas Gargallo, alero de Boca Juniors, quien charló con lo colegas de Triple Xeneize, al través de UCU Web Radio, y dio un pantallazo de cómo lo transita, cómo se las arregla, cómo veía al equipo hasta el momento de la suspensión de la competencia y hasta unas perlitas de toda su trayectoria en el club.

Lucas está cumpliendo su cuarentena con su novia, Carolina Zaya, quien trabaja en Boca Social. Ambos están con la incertidumbre acerca de cuándo volver a sus respectivas actividades en el club de La Ribera. “La verdad es que también es una incertidumbre; no tenemos ninguna información desde el club. Nadie sabe nada, hay que ver el día a día, nos agarró a todos de imprevisto. No es que haya un protocolo a seguir, pero bueno, estamos todos en la incertidumbre de saber cuándo volvemos a la vida cotidiana”, exclamó.

“Primero, está la salud de cada uno”, eso lo tiene bien claro. Y está obligado a tenerlo, ya que pertenece al grupo de personas de alto riesgo, al padecer diabetes y depender de insulina. “Mi novia es quien hace las compras necesarias. Con el tema de la medicación, como soy precavido, ya tenía tiras reactivas para medirme todos los días e insulina para, por lo menos, tener para un mes más. Así que la vamos llevando de la mejor manera, hace 15 días que estoy acá, que no salgo, que no veo la luz (risas); pero bueno, salimos al balcón, tomamos unos mates, así que se la pasa bien”, dijo.

Más de uno ha sufrido desajustes en su organigrama diario, en sus horas de sueño y hasta se perdió la noción del espacio-tiempo. Lucas lucha contra eso,  intenta no perder la rutina de entrenar, de levantarse temprano y trata de no dormirse a cualquier hora. “Nos levantamos a la mañana, tomamos unos mates, desayunamos; intento hacer doble turno de entrenamiento, a veces hago uno. Comemos al mediodía, a veces dormimos un poco de siesta, a veces no. Jugamos mucho a juegos de mesa, también a la Play Station. Carolina es muy compañera, también entrena con los elementos que tenemos en casa, así que nos turnamos para entrenar ya que estamos en un departamento muy chico. A la tarde, vuelvo a entrenar, intentando llevar la rutina diaria lo más común que se pueda”, puntualizó.

En lo que respecta a la temporada que se cortó, Gargallo dejo su reflexión sobre la evolución del equipo y la suya en particular. No veníamos muy regulares que digamos. En lo personal, en los últimos partidos me sentí muy cómodo. El último (ante Weber Bahía Basket en La Bombonerita a puertas cerradas) fue medio raro, terminé jugando de pivot un rato, que me hizo volver a mis viejas épocas de cuando era cadete y juvenil (risas). La verdad es que me siento muy cómodo, me siento importante. Al equipo lo veía bien, estábamos entrenando súper duro, fuerte; lo veía en levantada. Nos falta esa ficha importante, no sé si es nacional o extranjera, pero creo que el equipo está dando ese plus para suplantar esa ficha que nos falta”, comentó y completa, “Nos falta esa ficha que sume a la rotación, no un jugador o puesto en específico. Creo que tenemos buenos jugadores en cada posición, es un plantel con mucha experiencia, con jugadores grandes. No sé si nos falta un goleador, un reboteador o un defensor, creo que uno más para la rotación nos vendría bárbaro”.

Así y todo, se muestra optimista con este Boca versión 2020 y siente que están para cosas importantes. “Es verdad que todavía faltan muchas fechas y vamos viendo sobre la marcha, con este parate; cómo volvemos y cómo vuelve la Liga, eso va a influir. Pero creo que está para cosas importantes; tenemos muy buenos jugadores, nos falta esa ficha nomás” comenta y puntualiza: “Primero, queremos estar entre los ocho. Y a partir de ahí, creo que vamos a llegar muy lejos. Y vamos a llegar muy lejos”.

En lo referente a entretenimiento, Lucas trata de aprovecharlo para mantener su mente ocupada y no maquinar si se vuelve a la actividad o no. Confesó que vio la retransmisión, a cargo del Facebook Watch de la Liga Nacional, del campeonato de Boca sobre Peñarol en La Bombonerita correspondiente a la temporada 2006/2007 y recordó: “Estuve en la tribuna ese día, fue una locura cómo estaba la cancha. Yo era chico y Martín (Leiva) estaba en ese equipo. Ahora lo tengo como compañero de habitación (en las concentraciones), a veces lo cargo por la diferencia de años que nos llevamos (risas)”. También se entretiene jugando juegos de mesa con Carolina, ya sea al Tutti Frutti, al UNO o al Monopoly, y reconoce que “son guerras”, aprovechando esas partidas “para no perder la competitividad”.

En el ámbito virtual, los juegos de FIFA y NBA para Play Station son los empleados. Pero el que más juega es Fornite. “Lo juego mucho con Eric Flor y también con Jasiel (Rivero). Se ve que está muy aburrido allá en España, hasta se hizo una cuenta de TikTok, es un personaje”, declaró entre risas.

También hizo un poco de revisionismo en su carrera de trece años en la institución azul y oro y siete temporadas como profesional. Reconoció que la camiseta que ahora fabrica Adidas le parece “HERMOSA”, y que la de la temporada 2016/2017 es de sus favoritas. Camiseta que compartió, ni más ni menos, con Carlos Delfino.

Nosotros mirábamos mucho cómo se entrenaba, cómo se cuidaba. O sea, los días de partido, los de entrenamiento, se quedaba tirando. Y nosotros lo quedábamos mirando porque no podíamos creer la calidad de tiro que tenía, la facilidad con la que lanzaba, era una locura. También nos trasmitía mucha tranquilidad, nos estábamos jugando cosas importantes en ese momento, y era como que te sacaba una mochila de encima, te da mucha tranquilidad tener a un tipo con tanta experiencia al lado.

Lucas Gargallo sobre Carlos Delfino recordando su paso por Boca. Gentileza Triple Xeneize.

También recordó una anécdota con un jugador actual de la NBA que lo hizo comprender, siendo aún adolescente, qué es el Mundo Boca: “En el Mundial U17 en Lituania, un croata, Mario Hezonja (actual jugador de Portland Trail Blazers), nombraba a Riquelme, ahí empecé darme cuenta, a tomar dimensión de lo grande que es el club. Le dije ‘Yo juego en Boca’, a él no le entendimos nada, le nombramos a Juan Román Riquelme y él lo repetía como dando a entender que era fanático o lo miraba”.

En estos años, ha tenido diversos referentes como compañeros. “De Lucas Pérez aprendí muchísimo, me ayudó mucho ese año en la forma de cómo se entrenaba, cómo se preparaba para los partidos. Creo que nunca lo vi en otro jugador; iba una hora y media antes a entrenar, a hacer físico. También de Agustín Caffaro, que compartí equipo en Boca y en Selección Argentina cuando fuimos al Mundial U17. Tiene un talento bárbaro, cómo se entrenaba, su mentalidad”. También se refirió a sus actuales compañeros con vasta experiencia: “En estos años aprendo mucho de Adrián (Boccia), la competitividad que tiene, creo que es uno de los que más admiro en la posición y aprendo día a día, compitiendo con él todo el tiempo. También con Matías Sandes, que viene y me habla, compartí dos años con él cuando salimos terceros en la Liga Sudamericana (temporada 2013), que metió el triple para salir terceros, siempre se lo recuerdo. La verdad es que aprendo mucho de él, intento mirar sus cuidados. Los mayores, para llegar a su edad a jugar y competir, los cuidados de Martín, de Adrián, en el tema de las comidas. Quizás cuando era chico no le daba importancia a eso, y estos años uno se va fijando más en esas cosas, en esos pequeños detalles para hacer el clic y dar un paso adelante”.

Lucas se mantiene esperanzado con que la actividad volverá, independientemente de que sea con o sin público, y dejó un mensaje claro para todos.

Primero, que se cuiden, que la salud está ante todo, y que cuiden al otro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *