gtag('config', 'UA-63643000-1');

BÁSQUET: EL ARGENTINO QUE VOLVIÓ DE LAS TIERRAS DE THOR

Gentileza Prensa Deportivo Viedma | @DepoViedmaOK

Por: Manuel Álvarez | @ManuAlvarezOk

En esta oportunidad, tuvimos la chance de charlar con Sebastian Mignani, que viene de tener una linda experiencia en Islandia, también hablamos del presente y sus objetivos a futuro.

En un mundo paralizado como nunca antes debido a la gran pandemia del Nuevo Coronavirus, el santafesino Sebastián Mignani nos contó como está pasando sus días en su casa en Cañada de Gómez. Además, nos detalló su última experiencia por el Thor Thorlakshofn islandés, donde disputó 9 encuentros en total, comentó cuáles son sus expectativas a futuro y cómo se prepara para ello.

Vermouth Deportivo: -¿Cómo estás viviendo esta etapa de cuarentena debido a la pandemia?

Sebastián Mignani: -Yo estoy aislado hace 15 días, desde que llegue de Islandia. Llegué, me acomodé y en este momento estoy en la casa de mi vieja, en Cañada de Gómez, donde ella y mis hermanas tuvieron que irse a la casa de mis abuelos porque son gente grande, de riesgo, que necesitan cuidado. Además yo, como vengo del extranjero, no puedo tener contacto con nadie.

En cuanto a cómo estoy llevando todo este tiempo: ordenando un poco, desinfectando, con las precauciones que hay que tomar, entrenando un poco, tengo un amigo que es kinesiólogo y me trajo elementos para seguir mi rutina de entrenamiento. Acabo de terminar mi último trabajo de unos estudios, así que estos días se me han pasado rápido.

V.D.: -¿Cómo es la situación en Islandia con respecto a la pandemia? ¿Desde el club te pidieron alguna rutina específica?

S.M.: -No te sabría decir específicamente como está la situación al día de hoy, pero estaba todo muy tranquilo, habían casos en el norte y en la capital, pero ninguno de riesgo. Hasta el día que me fui, no habían tomado demasiadas medidas; hace dos o tres días hablé con un amigo de allá que me dijo que estaba en ‘cuarentena’ pero que no era obligatoria. Los clubes estaban cerrados, las piletas climatizadas (que allá se usan mucho) igual, las escuelas estaban abiertas hasta hace una semana.

Mi rutina de entrenamiento… estoy con un profe físico (Osimani) que me ayuda con eso y mi kinesiólogo Martin Motter, que me sacó de mis lesiones y me devolvió de nuevo a las canchas, además de ser un gran amigo. Con respecto al club, ya estoy desvinculado. Allá se suspendió el torneo, no se jugará más hasta la próxima temporada, que creo que arranca en octubre, y bueno, mi vínculo se terminó. Entreno por mi cuenta la parte física, para estar preparado por si me toca fichar por algún club.

V.D.: -Contame un poco como fue tu experiencia en Islandia, ¿Es tan lindo como dicen? ¿Cómo es el ritmo de vida?

S.M.: -No es tan distinto como parece, la vida del deportista es bastante rutinaria. Nosotros nos levantábamos a la mañana, desayunábamos e íbamos a entrenar. Luego, almorzábamos, un rato de siesta y después merendar porque a las seis entrenábamos de vuelta. Terminábamos tipo ocho, nos bañábamos y cenábamos; y ya diez, o diez y media, estaba en casa. No había mucho margen para hacer cosas porque al otro día tenías que levantarte temprano para ir a entrenar. Allá, se jugaba una vez por semana, pero los demás días entrenábamos, salvo un día, generalmente después del partido teníamos libre, y si el tiempo acompañaba podías salir a recorrer a conocer algo por ahí cerca. En general, no acompañaba el tiempo, el clima es bastante frio hay mucho viento en invierno y la nieve impide muchas cosas. Hay días que la nieve está a un metro o metro y medio y no podes ni caminar ni salir a las calles. Los autos, si no hay un buen barrido, se quedaban a veces; pero bueno, a mi manera pude disfrutar y conocer algunos paisajes del país.

Y la verdad que sí, es hermoso (Islandia), como se ven en las fotos, si alguien quiere ir a conocer, que vaya en verano porque en esa época se puede apreciar mucho más los paisajes naturales que tiene y por ahí se ven en las redes. Por ahí, en invierno, la nieve opaca mucho las cosas, porque cualquier paisaje que veas está tapado de nieve y quizás no podes apreciar bien la belleza y lo lindo que tiene.

V.D.: -¿Volverías a jugar allí?

S.M.: -Si, obviamente. Es básquet, es trabajo, pasión y donde pueda jugar yo estoy bien, contento. Si el día de mañana tengo una oferta para volver, lo pensare, pondré en la balanza las cosas que tengo para ganar o perder y, si me conviene, volvería. Hoy en día, lo único que quiero es que se termine todo esto, lo antes posible y lo mejor posible, que termine bien y se reanuden todos los torneos. Ojalá me toque fichar con algún club y tener la posibilidad de volver al ruedo y seguir sintiéndome jugador.

V.D.: -¿Qué lugar ocupa el básquet para ellos?

S.M.: -No te sabría decir exactamente. El fútbol está un escalón más arriba, porque sabemos lo que es el fútbol en el mundo. Me llamo mucha la atención el handball, es muy visto, popularizado y la mayoría de los clubes tienen equipos masculinos y femeninos, diría que esta un escalón por encima del básquet. Igualmente, el básquet es visto, las canchas y el público acompañan y es algo parecido a acá.

V.D.: -¿Cuáles son tus objetivos a futuro? ¿Te gustaría volver a la liga?

S.M.: -Desde el día que empecé mi rehabilitación, siempre tuve en claro que mi objetivo era volver a La Liga, cada día me preparo para lograr ese objetivo. Espero que, cuando todo esto del virus termine, tenga esa chance de poder fichar para algún club para demostrar toda esta preparación que tuve en este tiempo. Una vez logrado ese objetivo, volver a ser yo y plantearme nuevos objetivos para lograr mi mejor versión y demostrarlo.

En su experiencia en tierras islandesas, el santafesino jugó nueve encuentros. Su promedio fue de 20,3 minutos por juego donde anotó algo más de 7 puntos por partido (42,9% en dobles, 35,5% en triples y un total de 32 asistencias).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *