gtag('config', 'UA-63643000-1');

HURACÁN DE TRES ARROYOS: QUINCE AÑOS DE UN EMPATE HISTÓRICO

Foto: @DiarioOle

Mereció jugar en la elite porque venía tocando bocina durante varias temporadas en el Nacional B. No se le había dado en una promoción ante Lanús pero tuvo revancha y logró el ascenso frente a Atlético Rafaela. En Primera División tuvo un paso fugaz pero cosechó algunos resultados inolvidables como el 2 a 2 frente a San Lorenzo hace exactamente una década y media.

Huracán de Tres Arroyos fue uno de los equipos sensación del ascenso que pisó la máxima categoría en la década inicial de un nuevo milenio. Su experiencia fue exquisita pero, claramente, le generó más dolores de cabeza que alegrías. De todos modos… ¡quién le quita lo bailado!

Acabó último en ambas ruedas. En el Apertura 2004 tuvo una participación algo más decorosa ya que arrancó con un empate ante Estudiantes de La Plata y una parda frente a Arsenal de Sarandí. Recién en la octava jornada pudo festejar su primera victoria en la elite tras vencer por 2 a 1 a Olimpo en el Roberto Lorenzo Bottino. La ilusión tuvo, a la fecha siguiente, un capítulo extra porque visitó la Bombonera y empezó ganando con un inolvidable gol del «Bibi», Gabriel González. No obstante el Xeneize se lo dio vuelta con un doblete de Martín Palermo.

Castigado por doquier, ese 2004 lo cerró de la mejor manera derrotando a Argentinos Juniors por 3 a 1 y encendió la llama de la ilusión con un empate en Córdoba ante Instituto y una igualdad frente a River Plate previo al receso de verano. Sin embargo, en el Clausura 2005 no se registraron triunfos en el Globo tresarroyense quedando en sus páginas más gloriosas un empate ante Racing que peleaba el título, y otro, hace exactamente 15 años, ante San Lorenzo de Almagro.

El Ciclón jugaba el día de su cumpleaños número 97 pero llegaba de capa caída. Tras golear a Boca por 3 a 0 en la segunda fecha, la escuadra Azulgrana tropezó con Gimnasia La Plata, Independiente, Vélez Sarsfield y Rosario Central. Sin dudas, se trataba de un pleito de necesitados y quien mejor panorama tenía era el equipo de Héctor Veira que visitaba a un rival que ya coqueteaba con el descenso.

La noche del viernes 1 de abril de 2005 comenzó de manera fantástica para el Cuervo. A los 9 minutos, Leonardo Fabio Moreno conectó un centro del ex Platense, Eduardo Coudet, y vulneró la resistencia de un Silvio Dulcich que, un rato más tarde, se iría expulsado. Ese fue el único gol que anotó el colombiano con la pilcha de los Gauchos de Boedo y le bastó para encaminar a los del «Bambino» a una victoria que parecía asegurada.

San Lorenzo, cuando aún estaban igualados en cantidad de jugadores, estiró la diferencia a través de un penal concretado por Walter García. Después vino la roja para el dueño de casa. Sin el arquero, con un hombre menos, Huracán de Tres Arroyos tuvo que meter mano en el banco de relevos. Afuera el histórico «Pipa», Leonel Gancedo, y adentro un longevo y experimentado Néstor Adrián Lo Tártaro que mantuvo invicta su valla y permitió la reacción de sus compañeros.

Una mano de Jonathan Santana antes de irse al descanso derivó en la segunda pena máxima de la noche sancionada por Gabriel Brazenas. Jeremías Caggiano desde los doce pasos descontó y sembró algo de incertidumbre de cara a la complementaria. Sin embargo todo parecía cuesta arriba para los muchachos de Luis Blanco que, en los camarines, sacó al eterno goleador el «Novillo» Claudio García y metió a un Maximiliano Natalicchio que sería clave en esta historia.

El 2 a 1 parecía consumarse en favor del Ciclón pero, a los 25 minutos del segundo tiempo, el rubio mediocampista que había saltado en el descanso a la verde gramilla, castigó contra los guantes de Agustín Orión. El ex Colo Colo tapó el remate de Natalicchio pero la redonda quedó boyando en el área chica para que el impronunciable y promesa de las inferiores, Jonathan Vannieuwenhoven, infase las redes y pusiera cifras definitivas en el Bottino.

Pasaron 15 años de aquél épico empate 2 a 2. Una década y media de una de las noches más fascinantes e inolvidables de la vida futbolística de Huracán de Tres Arroyos que le propinaba un cachetazo a otro de los grandes del fútbol argentino. Allí estaban ellos, peleando por salvar la categoría. No lo lograron pero, ese 1 de abril de 2005 le arruinaron el cumpleaños a San Lorenzo y quedaron para siempre en la historia de la Primera División del Fútbol Argentino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *