gtag('config', 'UA-63643000-1');

INDEPENDIENTE: EL BALANCE INFERNAL DEL ROJO LA SUPERLIGA

Gentileza: Prensa CAI.

Gentileza: Prensa CAI.

Tres técnicos en un mismo campeonato. Variaciones en esquemas tácticos y en los nombres que configuran el once titular. 29 puntos de 69 posibles (sin clasificación a copas internacionales, aunque aún debe disputarse la Copa de la Superliga…¿se disputará?). Sin dudas, una temporada difícil para el rojo.

Desde aquellos semestres gloriosos de la mano de Ariel Holan y su cuerpo técnico (2017/2018), que significaron la obtención de dos copas internacionales para el club (una de ellas, representando un nuevo «Maracanazo» en la historia de Independiente), los balances del «rojo» comienzan a ser cada vez peores, y esto preocupa mucho a los hinchas del elenco de Avellaneda.

Luego de la obtención de las copas, el plantel campeón comenzó a desintegrarse rápidamente. Y las incorporaciones que consiguió el «profesor» no estuvieron a la altura de las circunstancias. Holan no pudo revertir la situación y decidió dar un paso al costado. Su succesor fue Sebastián Beccacece, que en su momento se encontraba dirigiento técnicamente a un Defensa y Justicia brillante, que peleaba mano a mano el campeonato con Racing, el eterno rival del rojo.

La llegada de Beccacece y el juego vistoso, basado en la intensidad y la posesión, que podía verse en su «Halcón» había ilusionado a los simpatizantes de Independiente. Justamente la Superliga para el rojo comenzó en el Norberto Tito Tomaghello, siendo victoria para el visitante por 1-0, con un muy lindo gol del «Tucu» Palacios (recientemente incorporado por el nuevo DT).

Luego de su debut, el equipo no pudo encontrar nunca un funcionamiento regular. Rápidamente, quedó eliminado de la Copa Sudamericana 2019 en cuartos de final, a manos de Independiente del Valle (que luego sería campeón). Perdió por goleada frente a Estudiantes de La Plata en la ciudad de las diagonales, fue derrotado frente a Patronato por la mínima en Paraná y se le escapó un triunfo insólito frente a Lanús. Las incorporaciones no rendían y el técnico no encontraba el equipo.

Pasó el tiempo y el «Rojo» sumó alguna victorias, pero en su mayoría por la mínima y jugando realmente muy mal. No apareció nunca el once titular, y la inestabilidad en lo táctico y en lo dirigencial comenzó a plasmarse en el vestuario. Tras rumores de rivalidades en el plantel, Sebastián Beccacece protagonizó un escándalo con Pablo Pérez. No sólo eso, sino que el director técnico llegó a gritar goles enfurecido con la platea de Independiente, que explotaba en cada partido cantando contra el joven de melena rubia.

Luego de una serie de derrotas consecutivas, y la eliminación de la Copa Argentina 2019 frente al «granate» en cuartos de final, «Becca» dejó de ser parte de independiente, dejando un parte de ocho victorias, un empate y siete derrotas. Asumió como técnico interino Fernando Berón. Un hombre de las entrañas del club, que dirigía a la reserva durante largos años. Jugando simple y sin estridencias, logró conseguir dos victorias (una de ellas frente a San Lorenzo), dos derrotas y dos empates.

Llegó un nuevo año, y con él un nuevo técnico: Lucas Pusineri. El flamante «Pusi», ex independiente, recordado por su golazo a Boca Juniors en el 2002, llegaba de hacer grandes campañas dirigiendo en el fútbol colombiano. El arranque era muy complicado: con un plantel destruído anímicamente, debía hacerle frente a una seguidilla de partidos infernal.

El debut fue frente al River Plate de Gallardo, siendo derrotado por 2-1 en el Libertadores de América, pero haciendo méritos para haber conseguido un empate. El equipo se retiró aplaudido. Luego, de visita a «La Bombonera», donde conseguiría un empate en el cuál tuvo las mejores llegadas.

El tercer partido acabaría en goleada del «rojo», 5-0 a Rosario Central en Avellaneda. Un mix de actitud, intensidad y efectividad. El equipo de Pusineri ilusionaba. Pero llegaría un golpe durísimo: al siguiente partido, un Independiente irreconocible perdería un clásico insólito frente a Racing. La «academia» ganaba el clásico por la mínima, con 9 jugadores en cancha y con Sebastián Beccacece en el banco de suplentes como nuevo Director Técnico.

Luego de eso, Independiente comenzó a pelearla desde lo anímico y sobre el final del campeonato pareciera levantar un poco los ánimos. El «Rojo» empieza a encontrar un once titular teniendo como ejes principales a Andrés Roa, Silvio Romero (quien fue goleador del campeonato a pesar del mal rendimiento del equipo), Alan Franco, Lucas Romero y Martín Campaña. Pero el condimento especial del final de la Superliga, es que Pusineri decidió poner en cancha a las futuras promesas del club. De la reserva pasaron a la titularidad jugadores como Alan Soñora, Brian Martínez, Alan Soñora, Lucas González y Diego Mercado. Los pibes pusieron la cara y le imprimieron hambre y actitud al equipo para conseguir victorias importantes.

La Superliga de Independiente no tiene un balance positivo. Finalizó décimo cuarto, perdió todos los partidos importantes y solo ganó un solo clásico, frente a San Lorenzo. Los problemas económicos son evidentes y la llegada de refuerzos parece lejana. Los hinchas se ilusionan y sienten que es el momento de que regresen al club referentes como el «Kun» Agüero, o Lucas Biglia, algo que hasta ahora, suena imposible. De todas formas, el semestre tiene aspectos positivos: encontró un DT identificado con el club, y jugadores que responden desde la cantera de la institución.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *