HURACÁN: BALANCE DE UN MAL AÑO

Por: Federico Botto

Huracán había comenzado el año con nuevo técnico y muchas ilusiones pero en definitiva la inexperiencia del DT, sumada a algunos rendimientos de jugadores con el nivel en el subsuelo, hicieron que el Globo solo pueda ganar dos encuentros.

El año comenzó extraño cuando Israel Damonte decidió dejar el fútbol para poder ser el técnico del club, armando su cuerpo técnico en días y llegando para aportar su experiencia como ex jugador. La realidad del Globo marca que luego de Gustavo Alfaro ningún técnico pudo hacer pie y eso le fue costando al plantel puntos claves.

El DT no pudo incorporar jugadores en este mercado de pases de la Superliga, en cambio para la Sudamericana logró sumar a Leandro Grimi, pero esta situación y las lesiones de piezas importantes no le permitieron armar un equipo del todo competitivo para afrontar los primeros encuentros del torneo.

Este año y de la mano del platinado Damonte el conjunto de Parque Patricios Disputó 10 encuentros oficiales entre Superliga, Copa de la superliga y Copa Sudamericana de los cuales ganó 2 perdió 6 y empató 2.

Uno de los cambios más grandes para que Huracán comience a sumar de a 3 estuvo en el arco, la salida de Antony Silva y el ingreso de Fernando Pellegrino marcaron la diferencia a la hora de encontrar seguridad defensiva.

Cómo saldo positivo se puede tomar el buen rendimiento de algunos jugadores del club como Lucas Merolla, Santiago Hezze, Agustín Curruinca, Franco Ramírez y el Beto Norberto Briasco que fue figura en los últimos encuentros de la Superliga.

En líneas generales los últimos encuentros del Globo fueron buenos y comenzó a encontrar funcionamiento, dejando atrás a algunos jugadores grandes que ya no están a la altura y encontrando a algunos jóvenes que van demostrando tener un gran futuro.