FERRO 2 – ESTUDIANTES (RC) 1: UNA VERDADERA MÁQUINA VERDE

El Verdolaga, de la mano de Jorge Cordon, ganó seis de los últimos siete que disputó. El elenco de Caballito, el lunes por la noche, se dio el gusto de vencer por 2 a 1 a uno de las mejores escuadras de la zona como los Leones Celestes de Córdoba que, si hubiesen triunfado en Capital Federal, quedaban como únicos líderes del grupo.

Ferro empezó a liquidar la historia desde el vestuario prácticamente. A los 2 minutos del primer tiempo, Estudiantes de Río Cuarto durmió una siesta enorme para que Franco Toloza quedase mano a mano con Adrián Peralta y no perdone a la portería visitante. Gol y delirio en el Arquitecto Ricardo Etcheverri sin imaginarse que sus jugadores iban a realizar un cotejo casi perfecto en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

A los 8 del capítulo inicial el ex Chacarita y Los Andes, Cristian Bordacahar, estrelló un cabezazo en el palo. Era todo del dueño de casa que más tarde contó con otra situación inmejorable pero, en esta oportunidad, Toloza no contó con fortuna para inflar las redes en el cara a cara. Y la máquina Verdolaga seguía ofrendando ese repertorio que supo mostrar en los últimos pleitos. Porque Fernando Miranda cortaba todo en el medio y los laterales se atrevían a probar en el ataque como un zapatazo sin ángulo de Rodrigo Mazur que Peralta desvió al tiro de esquina.

De ese mismo córner, Ferro encontró el segundo festejo de la noche. La caprichosa quedó boyando frente al arco y allí estaba una de las piezas fundamentales de este equipo. Renzo Tesuri, con toda la potencia, le rompió el arco literalmente a Estudiantes de Río Cuarto y puso el 2 a 0 cuando la lluvia en Caballito era incesante.

El repertorio del Verdolaga continuó en la complementaria. Walter Busse estuvo cerca de anotar el tercero pero Peralta reaccionó de manera magistral para ahogarle el grito. Pasada la media hora, Rubén Tarasco convirtió pero Leandro Rey Hilfer invalidó el tanto por posición fuera de juego del centrodelantero recientemente ingresado. El León Celeste no le encontraba la vuelta pero logró ponerle algo de picante al resultado cuando, a través de un bombazo hermoso de Nahuel Cainelli, batió la retaguardia de Andrés Bailo e, injustamente, permitió que su equipo quedase cerca del empate.

Si Estudiantes de Río Cuarto igualaba el cotejo hubiese sido inmerecido para el local y épico para los de la Docta. Ferro, con otra actuación digna de ilusionarse, ganó 2 a 1 frente a uno de los candidatos al ascenso y con Cordon como maquinista, la locomotora Verde continuó su marcha rumbo a la ilusión de toda su gente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *