HURACÁN 1 – INDEPENDIENTE 0: Y UN DÍA TENÍA QUE VOLVER A GANAR

Foto: Prensa Huracán

Por: Federico Botto

En la calurosa noche del lunes, Huracán le ganó por 1-0 a Independiente y lo hundió más en su malestar.

El encuentro inició equilibrado. Ambos equipos se cuidaron para no recibir goles y estirar aún más sus malas rachas. En el duelo de necesidades, Independiente fue el que tuvo la pelota, pero sin ninguna profundidad ni llegada clara. Los de Avellaneda venían en una caída en el rendimiento luego de ser derrotados por Racing y eso se notó en la confianza de los jugadores que, a la hora de tener valentía y pasar al ataque, no pudieron hacerlo.

El primer tiempo se jugó en 3/4 de cancha del lado del local que esperaba encontrar espacios en alguna contra o con algún buen pelotazo de Ojeda. En la segunda mitad todo cambió. El Globo liberó a Briasco de algunas de sus obligaciones defensivas y sumó al centro del campo a Bogado que reemplazó a un flojo Ojeda. Está decisión táctica modificó el partido. Un buen pelotazo de Ramírez lo encontró al Beto Briasco solo con los marcadores del Rojo y con Martín Campaña que se la jugó por la lógica y cubrió el tiro cruzado, regalando el palo del arquero por donde entró el disparo del Armenio.

Con el partido 1 a 0 para el local, nada parecía definido. La visita comenzó a ir a buscar el encuentro con Togni y Cecilio Domínguez que ingresaron desde el banco de suplentes, pero la falta de eficacia y los cambios de Damonte hicieron que en cada contra Huracán estuviera más cerca del 2 a 0 que del empate, primero con el ingreso de Andrés Chávez que volvía a las canchas luego de ser separado del plantel por su falta de compromiso y luego con Agustín Curruinca, que volvió loco a Barboza desde el inicio generando que le pongan amarilla y que no pueda adelantarse en el campo de juego.

Cuando Lamolina pitó el final del encuentro en el minuto 94 decretó la vuelta a la victoria del Globo y la primera para Damonte como entrenador.