PLATENSE 0 – NUEVA CHICAGO 1: LAS ILUSIONES AL MATADEROS

El Calamar arrancó el 2020 puntero y con el sueño intacto de volver a la elite del fútbol argentino. Una dura derrota ante un Ferrocarril Oeste en levantada supuso un traspié aislado. Una caída en la jornada siguiente contra uno de los candidatos como Estudiantes de Río Cuarto, pudo ser considerado como un resultado esperado. Sin embargo, en su tercera presentación del año, los de Fernando Ruíz volvieron a perder, esta vez por 1 a 0, frente a un Torito que ni siquiera con esta victoria logró salir del fondo del grupo.

Platense se olvidó de jugar, careció de ideas, no tuvieron voluntad para al menos intentar avasallar a un contrincante que no hacía demasiado en Vicente López. Nueva Chicago, golpeado institucionalmente y con un presente magro en lo deportivo, con muy poco se llevó tres puntos de oro para Mataderos que le permiten ilusionarse con la permanencia en la segunda división del fútbol argentino.

El juego en sí fue malo. La culpa la tuvieron sin dudas los protagonistas. El Marrón en el primer tiempo atinó con un bombazo desde afuera de Alfredo Ramírez que careció de puntería. Más tarde Joaquín Susvielles pudo abrir la cuenta con un cabezazo pero su chance se fue por encima del travesaño. Y, la visita, que ni siquiera molestaba, recién llegó con algo de riesgo en tiempo de descuento a través de Facundo Castillón que picó al vacío, le ganó la espalda a su marca, pero el ex Racing disparó desviado ante el achique de Jorge de Olivera.

En la complementaria, el Verde buscó ser algo más que el Marrón. Un cabezazo del otrora Banfield, Mauricio Asenjo, dio en el parante derecho del arco local cuando recién arrancaba el segundo período. Los de Ruíz, lejos de pisar el área contraria, probaron suerte con tiros de media distancia surgidos de los botines de Hernán Lamberti y, luego, de Gonzalo Bazán.

El 0 a 0 parecía acompañar a ambos a un final aburridísimo. Sin embargo, a diez del final, el Torito se encontró con el tanto de la victoria. Aldo Araujo, en una de sus primeras intervenciones, conectó un tiro de esquina en el primer palo y guardó el esférico contra la ratonera diestra del misionero De Olivera. Gol, desahogo visitante, y furia por lado del público local.

Nueva Chicago ganó por primera vez como visitante en lo que va del campeonato. Los de Rodolfo De Paoli festejaron el 1 a 0 que les permite pensar en dejar el fondo de la tabla y por consiguiente seguir en la categoría. Platense, en su casa, cosechó la tercera derrota al hilo y quedó viendo como la ilusión de volver a Primera pareció irse al Mataderos con este traspié.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *