ARGENTINOS JUNIORS 1 – PATRONATO 1: UN PARTIDAZO PARA NO OLVIDAR

Ganar para seguir prendido en una campaña formidable. Triunfar para escaparle a los puestos del descenso. Esas fueron las premisas del Bicho y del Patrón que, en la noche de La Paternal, brindaron un espectáculo formidable por donde se lo mire y, por esas cuestiones matemáticas del fútbol, tuvieron que repartir unidades tras un 1 a 1 épico, inolvidable, y digno de mostrar en todas las escuelas deportivas.

La apertura del marcador y el rápido empate en el Diego Armando Maradona abrió por completo el juego. Si bien arrancaron midiéndose bastante, una desatención de las tantas que tuvo Argentinos Juniors le permitió a Patronato ponerse en ventaja pero todo volvió a estar parejo cuando, raudamente apareció la figura de la cancha, Gabriel Hauche, y puso cifras definitivas en pleno corazón porteño.

Una linda acción colectiva ponía en ventaja a los de Paraná en Capital Federal. Gabriel Ávalos tocó para la subida de Lautaro Comas quien envió el centro desde la izquierda, encontró a Fernando Luna, y este tocó para Cristian Tarragona. El ex Platense se la picó a Lucas Chaves y marcó el 1 a 0 con el que los de Gustavo Álvarez empezaban a soñar con una nueva victoria tal como les había sucedido la semana pasada.

Sin embargo la emoción duró poco para los entrerrianos. Iban 22 minutos del primer tiempo, Kevin Mac Allister le entró mordido desde la medialuna del área grande pero Dardo Miloc evitó que el remate del jugador de Argentinos Juniors quedase en la nada. El otrora mediocampista de Gimnasia La Plata se la sirvió a Gabriel Hauche, intratable, quien no dudó ni un segundo y le quemó las redes a Matías Ibáñez para emparejarle la chapa a Patronato en La Paternal.

Con el 1 a 1, el juego fue un espectáculo mayestático. Ibáñez esta vez le ganó el duelo a Hauche antes del descanso y nuevamente el guardameta volvería a brillar en el arranque de la segunda mitad al taparle, contra la base de su poste derecho, un disparo rasante de Mac Allister. Claro que, en la contra, los de Diego Dabove sufrieron un montón. Una doble salvada de Chaves, y luego de Elías Gómez, a un mano a mano de Gabriel Compagnucci fue una de las muestras del Patrón que pudo llevarse la victoria.

Los de Paraná siguieron yendo al frente. Inexplicablemente Gabriel Ávalos remató desviado con todo el arco a su merced, y nuevamente Compagnucci en la puerta del área chica contó con una ocasión inmejorable sin tener la puntería deseada. Con el correr del reloj, Santiago Rosales y el propio Tarrogna desperdiciaron cada uno un cara a cara de esos que podrían costarle la permanencia. En el área opuesta, el ex Racing de Avellaneda, Hauche, seguía haciendo de las suyas. Intrépido, armaba juego y le permitía a sus compañeros llegar con peligro hacia la cueva del oponente. Pero el cabezazo de Edwar López que se fue desviado, la terrible pelota que Ibáñez le sacó con el pecho al recientemente ingresado, Nicolás Silva, y el testazo final de la última acción de la noche por intermedio de Matías Caruzzo tampoco le permitieron al Tifón de Boyacá quedarse con los tres puntos en casa.

Fue, sin dudas, un partidazo digno de Superliga. Merecieron ganar los dos pero por esas cosas del fútbol tuvieron que repartir unidades con un 1 a 1 que difícilmente lo olvidarán tanto Argentinos Juniors, que buscará cerrar la temporada lo más alto posible con el sueño de volver a la Copa Libertadores, y Patronato que de seguir con este ritmo frenético todavía podría mantener intacta la llama de seguir en la Primera División.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *