AUCAS (ECUADOR) 2 [2] – VÉLEZ 1 [2]: DESTINO PENAL

Gentileza: @Sudamericana

Vélez no la pasaba bien en el Estadio Gonzalo Pozo Ripalda, caía por dos tantos contra cero producto de las anotaciones de Alexander Alvarado y Jhon Espinoza y se estaba despidiendo de la Copa Sudamericana. Hasta que, en el quinto minuto de adición, Thiago Almada cambió penal por gol y le dio la clasificación a los de Gabriel Heinze.

Tras conseguir la ventaja por la mínima en el José Amalfitani, Vélez viajaba a Ecuador para medirse ante el Aucas en busca de la clasificación a la segunda ronda de la Copa Sudamericana. En frente, el equipo anfitrión que soñaba con dar el gran golpe y borrar a los de Liniers.

En la primera mitad, el encuentro resultó parejo y con pocas ocasiones de peligro. Los visitantes monopolizaban la tenencia de la pelota y se encargaba de alejar el desarrollo del arco custodiado por Alexander Dominguez. Lo más destacado que entregarían los primeros 45 minutos sería la prematura roja a Tomás Oneto sobre los 39 por frenar un ataque peligroso de Maxi Romero y dejando a los suyos con 10 para la complementaria.

En el amanecer de la complementaria, el conjunto dirigido por Máximo Villafañe conseguiría la apertura del marcador y el empate en la serie: sólo habían pasado cuatro minutos cuando Alexander Alvarado recibió sobre el borde derecho del área y sacó un disparo cruzado que tuvo destino de red.

A partir de entonces, Vélez buscó no sentir el impacto y seguir dominando el transcurso del cotejo. Sin embargo, los ecuatorianos empujarían bajo el aliento de sus hinchas con la intención de conseguir una mayor diferencia. Y lo lograrían a los 21 minutos con Jhon Espinoza, concluyendo una gran pared con un disparo bajo que estableció el 2-0.

Vélez se estaba quedando fuera de la Copa Sudamericana. A pesar de contar con un hombre de más sobre el terreno, los de Gabriel Heinze se llenaron de nervios y no encontraban la manera para penetrar en el cerrojo establecido por los defensores de Aucas.

El tiempo corría y se convertía en el principal enemigo de los de Liniers. Hasta que, en tiempo adicionado, Carlos Arboleda derribó a Lucas Janson dentro del área y concedió penal para los visitantes. Thiago Almada, con 18 años y casi 3000 metros de altura, acomodó la pelota y, con suma tranquilidad, definió bajo y colocado para conseguir el 2-1 que le valdría la definición al Fortín.

De esta manera, Aucas fue quien se impuso en los últimos 90 minutos por 2-1 pero Vélez logra la clasificación a la siguiente instancia de manera agónica producto del tanto logrado como visitante. Ahora, ya en segunda ronda, los de Heinze esperarán a su nuevo rival que saldrá producto del sorteo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *