FLANDRIA 3 – TALLERES (RE) 1: EL CANARIO “LEVATO” VUELO

En el estadio Carlos V, Flandria se impuso por 3 a 1 sobre Talleres de Remedios de Escalada dando vuelta el marcador en el cierre del partido. Matías Sosa había puesto en ventaja al Tallarín, sin embargo, el Canario lo dio vuelta con un doblete de Mateo Lovato y lo cerró con el tanto de Enzo Acosta en el ocaso de la contienda.

Con un equipo plagado de cambios como consecuencia de la cantidad de jugadores suspendidos y lesionados, Flandria recibía en Jáuregui a Talleres de Remedios de Escalada por la 4ª fecha del Torneo Clausura de Primera B. El conjunto de Rodolfo Della Picca arribaba a este duelo ante el Canario con una racha positiva de 14 partidos sin conocer la derrota.

El encuentro comenzó con una pronunciada paridad, por un lado, el local buscaba controlar el balón, progresar por los laterales y llegar al área de Ezequiel Cacace mediante centros, aunque estos no tuvieron la precisión deseada, en tanto, el albirrojo se hizo fuerte con las escaladas de Matías Sosa por la banda izquierda, sector por el que complicó a cada uno de los defensores que lo tuvieron que marcar. Aunque al descanso se fueron igualando 0 a 0, ambos equipos contaron con un par de situación para abrir el marcador, un remate de Mateo Levato que se desvió al tiro de esquina y un derechazo cruzado de Matías Nouet fueron las mejores situaciones para el local, mientras que disparó por encima del horizontal de Fabián Monserrat y un cabezazo en la boca del arco de Alejandro Aranda que se fue ancho por el palo izquierdo de Yair Bonnin resultaron ser las jugadas más propicias para el elenco Tallarín.

Tampoco en el inició de la segunda etapa se observó una supremacía en el juego de uno por encima del otro, no obstante, antes de cumplirse el cuarto de hora, un doble yerro defensivo del conjunto local fue usufructuado por Matías Sosa que, entrando al área, sacó un zurdazo bajo, al primer palo, marcando el 1 a 0 para Talleres. A partir del gol, la visita se replegó, le cedió campo y pelota a su adversario y, aunque el ingreso de Lucas Idoyaga aportó otra dinámica en la ofensiva local, los de amarillo no encontraban la llave para abrir el cerrojo defensivo implementado por Rodolfo Della Picca.

Cuando sobrevolaba la sensación de que el Talleres tenía el control de la situación, Andrés Montenegro se la jugó con los ingresos del juvenil Julián Ford y Juan Miritello, y enseguida, la apuesta le brindó muy buenos dividendos porque, faltando diez minutos para el final del partido, con la pelota boyando en la puerta del área, Mateo Levato sacó un derechazo que se metió a media altura contra el vertical derecho del portero visitante para la igualdad parcial. Talleres sintió el cimbronazo y, pocos minutos más tarde, se daría vuelta la taba en Jáuregui dado que otra vez apareció el centrodelantero local para poner el 2 a 1 con un cabezazo al ángulo. El Tallarín no tuvo ni tiempo de escapar de su letargo que llegó el tercero del conjunto local a través de Enzo Acosta que, encarando de izquierda hacia el medio por el borde el área y tras dejar un par de marcadores en el camino, definió con un remate seco desde la medialuna contra la base del palo derecho de Ezequiel Cacace, justo cuando se cumplían los noventa minutos reglamentarios.

El “Lobo” Montenegro tenía los goles en el rectángulo de juego, pero la clave para destrabar el juego la encontró entre los relevos, entonces, en una ráfaga, consiguió dar vuelta el resultado y, dejando de lado el encuentro inconcluso frente a Acassuso, pudo quedarse con la victoria luego de siete partidos de sinsabores. Como agua entre los dedos se le escapó el triunfo a Talleres que llegaba con un invicto de 14 fechas y la posibilidad de prenderse bien arriba en la tabla de posiciones.

En la próxima jornada de la divisional, el Canario deberá visitar a UAI Urquiza en Villa Lynch, en tanto, los dirigidos por Fito Della Picca serán locales ante Los Andes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *