gtag('config', 'UA-63643000-1');

NBA | DALLAS MAVERICKS, CLEVELAND CAVALIERS Y TORONTO RAPTORS, CAMPEONES POR PRIMERA VEZ EN LA DÉCADA.

Gentileza: The Dallas Morning News

En estos 10 años hubo varios campeones, algunos que se repitieron, pero nos vamos a centrar en los que rompieron el maleficio y alcanzaron su tan preciado anillo de campeón.

Dallas Mavericks (2011): Era el año para que esta franquicia conquiste el campeonato, ya que se conformó un equipo único que trabajó de manera humilde desde el comienzo. En esa temporada había nombres como: Dirk Nowitzki, Jason Kidd, Peja Stojakovic, J.J. Barea, Brian Cardinal, Shawn Marion, DeShawn Stevenson, Jason Terry, entre otros. Realmente, una plantilla muy competitiva que se encontraba en las sombras de los gigantes Lakers, los eternos San Antonio Spurs y Oklahoma City Thunder con unos jóvenes Kevin Durant, Russell Westbrook y James Harden. No tomaban tanto protagonismo desde el 2006, cuando alcanzaron las Finales de NBA.

Con una campaña de 57 victorias y 25 derrotas, ubicándose en la tercera posición de la Conferencia Oeste, los Mavs llegaron a la postemporada donde se enfrentaron a Portland Trail Blazers en primera ronda. Fue 4-2 en una serie donde se empezaba a ver la figura del alemán Nowitzki.

En segunda ronda chocaban contra los últimos campeones, los Lakers liderados por Phil Jackson con Kobe Bryant, Pau Gasol, Theo Ratliff, Joe Smith, Lamar Odom y otros jugadores que buscaban el tricampeonato, pero se cruzaron con Dallas que les propinó una barrida histórica (4-0) y fue el momento donde el mundo los empezó a ver como firmes candidatos.

La Final de la Conferencia se enfrentaba a los mencionados anteriormente Oklahoma City Thunder, que a raíz de sus jóvenes talentos empezaban a resonar fuerte en la liga. Fue una serie que, más allá del 4-1 final, hubo paridad en los encuentros y pesó la experiencia de los texanos, ya que supieron aprovechar deficiencias del rival y dieron vuelta resultados que ante otro equipo quizás no hubiera pasado.

Como si el destino se los hubiera escrito, se enfrentaban en las Finales ante Miami Heat, sus verdugos en 2006, para tomarse revancha de aquella ocasión, esta vez con LeBron James. El primero fue para Dallas (92-84), los dos siguientes ganaron los Heat (95-93; 88-86), en el cuarto los Mavs empataban la serie 2-2, y luego ganaban el cuarto (112-103) y el quinto (105-95) para sentenciar la serie 4-2 y conquistar el título por, hasta ahora, única vez. El MVP de aquellas finales fue el alemán Dirk Nowitzki promediando 23 puntos.

Cleveland Cavaliers (2016): El regreso de LeBron James a Cleveland en 2014 fue el momento más importante para esta franquicia, ya que fue un golpe positivo para el equipo y fue el líder para llevarlos a las Finales de 2015 donde caerían ante la sensación de esta década, Golden State Warriors, que empezaban a surgir como una nueva dinastía en la NBA de la mano de Steve Kerr. Al año siguiente, parecía que todos peleaban por el segundo puesto, dado que los de San Francisco eran los mejores y conseguían un récord de 73-9 en la temporada regular, quebrando la marca 72-10 de Chicago Bulls en 1996. Más allá de esto, los Cavaliers se propusieron llegar lo más lejos posible con LeBron a la cabeza.

La campaña fue de 57 victorias y 25 derrotas, finalizando primeros en la Conferencia Este apenas por un partido ganado más que Toronto. En primera ronda se enfrentaban a Detroit Pistons, que con un 4-0 claro, avanzaban sin problemas.

En semifinales chocaban contra Atlanta Hawks, una de las sensaciones del Este con la figura de Paul Millsap, pero una vez más los Cavs pasaban la escoba y se sobreponían con otro 4-0.

La Final de la Conferencia iba a ser ante los Raptors, el segundo mejor del Este. Los dos primeros fueron para Cleveland, pero en los dos siguientes Toronto emparejaba la situación 2-2. Finalmente, el quinto y sexto duelo fueron para Ohio, para que los hombres de Tyronn Lue vuelvan a llegar a las grandes Finales.

Se volvía a repetir la historia de hace un año. En la temporada se habían visto las caras dos veces, y las dos fueron para los Warriors, que llegaban como claros favoritos y venían de levantar un 1-3 en la final del Oeste ante Oklahoma City Thunder. En los dos primeros, Golden State se hizo fuerte de local venciendo 104-89 y 110-77; el tercero fue una clara victoria para Cleveland 120 a 90; en el cuarto, parecía que ya todo estaba liquidado, ya que Stephen Curry con 38 puntos lideraba el triunfo para poner la serie 3-1. Hasta el momento, ningún equipo en la NBA había remontado esa cifra. El 13 de junio comenzaba lo que iba a ser el gran sueño para los Cavaliers: en el quinto partido, Kyrie Irving y LeBron James combinaban 82 puntos para ganar 112-97; el quinto, en casa, el ex Miami volvía a marcar 41 tantos para el 115-101 y empatar 3-3. Finalmente, todo se decidía en el Oracle Arena, donde hubo jugadas inolvidables como el tapón del King a Iguodala o el triple decisivo de Irving para ganar como visitante 93-89 y ganar, por fin, el campeonato.

Toronto Raptors (2019): Previo al comienzo de la temporada 2018/19, traspasaron a DeMar DeRozan y Jakob Poltl a San Antonio Spurs a cambio de Kawhi Leonard y Danny Green, y en febrero se hicieron de los servicios de Marc Gasol, estrella de Memphis Grizzlies, a cambio de Jonas Valanciunas, Delon Wright, C. J. Miles y una segunda ronda del draft, siendo las transferencias más importantes en la historia de la franquicia. En los últimos años, Cleveland Cavaliers había dominado el Este y con la ida de LeBron James a Los Ángeles Lakers, había chances para apuntar a más alto.

Del lado del Oeste, Golden State seguía dominando con dos títulos seguidos de la mano de Kevin Durant y también se afianzaban para llegar a la quinta final consecutiva.

La campaña fue de 58 victorias y 24 derrotas, segundos en la Conferencia por detrás de Milwaukee Bucks que contaban con el MVP Giannis Antetokounmpo. En primera ronda enfrentaban a Orlando Magic, a quien superó sin problemas con un 4-1.

La semifinal sería contra otro de los grandes animadores de la liga, Philadelphia 76ers, en una serie muy peleada que llegaba al séptimo encuentro y se iba a dar uno de los momentos más emblemáticos de los últimos años: Kawhi Leonard toma la posesión del balón faltando 4.2 segundos con el tanteador empatado en 90, enfrenta a Ben Simmons y Joel Embiid, y lanza sobre la chicharra para que la pelota rebote unas cuantas veces en el aro, provocando suspenso en el Scotiabank Arena en Ontario, y termine entrando, para ganar el Juego 7 (92-90) y llegar a la definición del Este.

La final fue contra los Bucks, los mejores de la temporada por resultado. Todo comenzaba con dos caídas de Toronto, pero luego ganó los cuatro siguientes (118-112; 120-102; 105-99; 100-94) y se llevó la serie para llegar a la primera gran Final de su historia.

Era la primera final contra unos Golden State que participaban en su quinta de manera consecutiva. El panorama no era bueno para los de Nick Nurse, pero supieron jugar con la presión y ganaron el primer partido (118-109); el segundo fue para los Warriors (109-104). El tercero y el cuarto se impusieron con dos enormes actuaciones de Leonard, que finalizó como MVP. En el quinto hubo una reacción de los de San Francisco llevándose ese encuentro, pero sufrieron la lesión de Kevin Durant que lo dejaba fuera el Juego 6. Esta vez, Pascal Siakam y Kyle Lowry con 26 puntos se pusieron el equipo al hombro para ganar 114-110 y coronarse en lo más alto de la NBA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *