RACING: SIEMPRE ESTUVIMOS EN LAS MALAS, LAS BUENAS…

Desde que empezó aquél Torneo de Transición del 2014 que terminó conquistando el 14 de diciembre de aquél año, al Trofeo de Campeones obtenido en Mar del Plata la misma fecha pero de 2019, la Academia disputó un total de 201 partidos con valores realmente fascinantes para una hinchada que no para de gozar en las buenas pero que supo soportar demasiado de las otras.

En cinco años y medio salió campeón dos veces, clasificó tres veces a la Copa Libertadores y participará de la edición 2020. En dos oportunidades jugó la Sudamericana. En el último lustro no faltó en competiciones internacionales pero lo más importante fue haber potenciado, sin lugar a dudas, el lema de Racing Positivo que lo llevó a apostar siempre a ganador.

Campeón en 2014, repitió con el título de la Superliga en 2019 y hasta sumó una copa nacional tras vencer a Tigre en el último partido del año. De los 201 encuentros disputados en ese lapso, la Academia ganó más de la mitad: 101. Tan sólo perdió 44 mientras que los 57 restantes han sido empates. Cosechó 307 goles a favor y 200 en contra. Números asombrosos para un club que una década atrás respiraba alivado por haberse salvado del descenso el torneo anterior.

Su gente, como en todo momento, en la prosperidad y en la adversidad, copó donde se presentó el equipo. «La quiebra, tampoco el descenso, nada puede con el sentimiento que siento por vos» gritaban las voces celeste y blancas. «Se me parte el corazón, cada vez que vos perdés, me pongo de la cabeza y otra vez te vengo a ver» entonaban a más no poder. En Mar del Plata estuvo su hinchada, la número uno, la que se bancó los momentos más duros y hoy saborea otras mieles. La que se cansó de cantar «siempre estuvimos en las malas» y que ahora sabe que las buenas, al menos, aparentan estar llegando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *