HURACÁN 0 – ARSENAL 2: EL GLOBO, UNA MÁQUINA DE EQUIVOC»ARSE»

El Viaducto no tuvo piedad ante un Quemero que no aprovechó las suyas y rifó su derrota a un sinfín de horrores que le permitieron cantar victoria a los de Sergio Rondina por 2 a 0 en el Tomás Adolfo Ducó. Silbatina para el Globo que después de quedarse con el derby ante San Lorenzo, hilvanó una racha adversa de seis encuentros sin alegrías.

No fue el Arsenal vistoso ni aguerrido de otras jornadas pero tampoco se despeinó como para quedarse con los tres puntos. Tal vez las dos llegadas claras al minuto de juego llevaron tranquilidad a la visita sabiendo que Huracán tenía más chances de perder por defectos propios que de ganarlo por esas virtudes que jamás supo explotar.

En los 120 segundos iniciales, el fondo local le regaló un par de oportunidades clarísimas al Arse. Inexplicablemente Juan Manuel García se lo perdió en la puerta del área chica y, más tarde, Juan Cruz Kaprof dilapidó una ocasión que también tenía destino de red. No obstante, los centrodelanteros del conjunto de Sarandí tendrían revancha en la complementaria.

Huracán, después de las bofetadas pero todavía con el 0 a 0, reaccionó. Lucas Barrios tuvo destellos de lo que mostró en el Borussia Dortmund de Alemania y en el Colo Colo de Chile pero tuvo que retroceder mucho. La frescura de Agustín Curruhinca y Nicolás Cordero aportaban lo suyo, y el «Droopy», Rodrigo Gómez, exigía con un zapatazo de Daniel Sappa quien volaba para mandar la pelota al córner.

Arsenal tuvo una chance más en el primer tiempo para abrir la cuenta pero el bombazo de Nicolás Giménez que salió cerca del palo derecho de Antony Silva mientras que el Globo contó con una de las más clara que tuvo en un cabezazo de Cordero, tras centro de César Ibañez, y la notable descolgada de Sappa contra su vértice superior izquierdo.

La visita, que no se desesperó, encontró de todos modos rápidamente el gol que lo ponía arriba en el marcador cuando empezaba la segunda mitad. Una corrida épica de García acabó en una asistencia para Kaprof que, sin marcas, definió con un disparo seco para inflar las redes y estampar el 1 a 0. Y después, el Viaducto dilapidó dos chances al hilo mientras que el QUemero reaccionó con un zapatazo de Gómez que se fue alto.

Los de Rondina tenían todo para liquidarlo. Giménez peinó un esférico y Kaprof se lo perdió solo. Los dirigidos por Néstor Apuzzo pudieron empatarlo, casi sin merecerlo, cuando a diez del final exigieron dos veces contra la retaguardia opuesta. Norberto Briasco castigó contra la ratonera derecha y Sappa llegó con lo justo a mandarla al córner. De ese tiro de esquina, la redonda le quedó a Brian Maidana que probó suerte desde afuera y su intento se perdió apenas desviado.

Ganaba el Viaducto pero merecía más. Trataba bien la pelota aunque carecía de ese hambre que supo mostrar en fechas pasadas. Y el Globo acabó regalándole un tanto a los 42 minutos para que los de Sarandí no sufrieran en los instantes decisivos. García recibió una pelota en el círculo central, dejó en el camino como alambre caído al ex Racing, Mariano Bareiro, y enfiló para el arco definiendo ante la estéril salida de Silva.

Huracán, silbado por su gente y con un presente alejado de las luces que supo tener apenas un par de años atrás, quedó sumergido por las profundidades de la tabla de posiciones y si algo lo tranquiliza son las otras dos campañas que lo alejan del descenso. Arsenal, ganó 2 a 0 cómodamente, y en su regreso al elite del fútbol argentino, ya empezó a acomodarse nuevamente en zona de copas internacionales.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*