BANFIELD 1 – GIMNASIA DE LA PLATA 1: ROSAS CON ESPINOZAS

Banfield y Gimnasia propusieron un buen duelo, sin embargo la pésima actuación del juez Fernando Espinoza desvirtuó el trámite. El Lobo de Maradona, recibido con mucho afecto por el público local, se puso en ventaja con un golazo de Eric Ramírez y el Taladro de Falcioni empató tras un insólito penal que Jesús Dátolo mandó a guardar. La errónea expulsión del debutante Insfrán cambió el duelo y generó una catarata de confusiones, para ambos lados, del árbitro. ¿Qué opinan los encargados del referato cuando pasan estas cosas?

 La decimoquinta jornada de la Superliga levantó el telón en el Estadio Florencio Sola, allí donde el Club Atlético Banfield recibió al Club de Gimnasia y Esgrima de la Plata en duelo clave por la permanencia. El Taladro de Julio César Falcioni llegaba con dos victorias al hilo, clásico incluido, y cuatro sin perder. En tanto el Lobo, dirigido por Diego Armando Maradona, seguía ostentando el peor promedio aun habiendo logrado tres triunfos consecutivos en condición de visitante.

Todo inició con el recibimiento del Pueblo Banfileño a Diego Maradona, quien tuvo un emotivo abrazo con el Emperador Falcioni, dueño absoluto de los elogios en Peña y Arenales.

Enseguida fue momento de fútbol y allí ambos equipos se enfocaron en el terreno rival, Banfield con la explosión de sus extremos Agustín Urzi y Reinaldo Lenis y el Tripero apelando al empuje de Contín más los manejos de Matías García y Horacio Tijanovich.

Y así llegó la apertura del marcador, en apenas doce minutos, con Matías García habilitando la maniobra de Tijanovich por banda izquierda; el ex Agropecuario bailó frente a su marca y sacó el centro de zurda que ubicó el intento de Contín, la redonda quedó viva en plena área local y Eric Ramírez la capturó con una tremenda media chilena que fulminó la portería de Arboleda.

Ganaba bien el Lobo, que incluso pudo aumentar con otro tiro de Ramírez que Arboleda desactivó con alguna complicación. Banfield tenía buenas intenciones, avances limpios, pero le faltaba ese empujoncito final a la hora de la definición. Y alcanzando la media hora llegaría la polémica, que de polémica tuvo poco, tras el buen bochazo largo que dejó a Reinaldo Lenis de cara a Nelson Insfrán; el colombiano no pudo direccionar al arco ante la salida del golero, en puertas del área grande, y al caer terminó simulando un golpe que no fue. Pero claramente no fue, aunque el juez Fernando Espinoza pitó penal y expulsó al uno por doble amarilla. La primera había sido por demorar en apenas 14 minutos, aunque el formoseño nunca hizo más tiempo que, por ejemplo, lo que terminaría haciendo Alexis Martín Arias en el complemento. Y no, no fue amonestado.

En fin, todo pasa, sigua-siga. Martín Arias reemplazó a Paradela y Jesús Dátolo cobró la factura con impecable zurdazo a pie abierto que infló sin oposición la red. 1-1.

Pero la expulsión rompió el partido, aunque Gimnasia trabajó duro para no hacer notar la diferencia numérica. Rompió el partido por qué Espinoza empezó a cobrar realmente cualquier cosa, y para ambos lados, faltas que no fueron, laterales y  tiros de esquina erróneos (sin mirar siquiera a sus líneas) y omitió no menos de cinco infracciones claras entendiendo que no hubo contacto. Es decir, Espinoza vio contacto donde no lo hubo, y no supo leer fricciones dignas de tarjetas.

Banfield tomó la manija, pero nunca encontró esa precisión para imprimir diferencias. Tuvo chances, ya en el complemento, con un tiro desviado de Junior Arias y el solitario cabezazo que Renato Civelli tiró a manos de Martín Arias.

El Lobo nunca pareció tener diez, aunque esto le costó ataque, y la salida de Contín por Aleman terminó de sacarle presencia en terreno rival. De todas formas el Tripero quedó a centímetros de ganarlo, Matías García ejecutó perfecto un tiro libre frontal pero su zurdazo terminó desactivado entre la volada de Mauricio Arboleda y su larguero.

El cuarto de hora final fue de Gimnasia, que con menos hizo más, ante un Taladro que nunca pudo pasar de las buenas intenciones. Final y parda en uno, ambos intentaron, propusieron, no se escondieron. Pero no contaban con un arbitraje nefasto, que puso a todos nerviosos y le quebró con un par de pitidos el espíritu competitivo.

Espinoza estará una fecha suspendido, o algún duelo de ascenso tendrá la pésima fortuna de acobijarlo. Volverá en la próxima jornada, tras el receso, y aquí no habrá pasado nada. Algunos futbolistas reciben cinco fechas por sus errores, pero será cuestión de horas para que algún pope del referato salga en algún programa amigo a explicarnos por qué estamos todos equivocados y ellos tienen razón, por qué el arbitraje es una institución a la que las manchas le resbalan.

En fin, nos tomarán de boludos, como siempre.

Lo concreto es que Banfield y Gimnasia intentaron, y en definitiva el empate estuvo bien, aunque ambos pudieron quedarse con todo.

El Taladro suma 17 puntos y cinco sin caídas. En cuanto a los promedios le sacó 9 a Patronato (-1) y mantuvo los 14 con el Lobo. Banfield culminará el semestre visitando el próximo viernes a Independiente.

Gimnasia sumó su primer empate de la era Maradona y segundo de la temporada. El Lobo no firma tablas desde la primera jornada, ante Lanús, y se mantiene último en los promedios, cinco debajo del Patrón. Cerrará el año recibiendo el próximo domingo a Central Córdoba.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *