ATLANTA 1 – TEMPERLEY 1: SUERTE DE PRINCIPIANTE

Temperley anuló a Atlanta durante casi todo el partido y le ganaba con un golazo de Lucas Baldunciel pero Alejandro Orfila apostó por el atacante Eugenio Olivera, que entró, debutó y empató un duelo chivo de los primeros puestos de la Zona 1 de la Primera Nacional. Fue «suerte» de principiante para el chico de 19 años con mucho mérito para estar en el momento justo. El Bohemio evitó que el Gasolero lo alcanzara en la tabla después de un encuentro que sacó chispas en todo momento.

Fue un planteo perfecto del Celeste en Villa Crespo. Bien parado y ocupando espacios para que el equipo de «Chano» no creciera en el campo de juego. La visita supo cómo defender, anular las virtudes de su rival y cuándo golpear: Lucas Baldunciel aprovechó una segunda jugada de un córner y clavó un golazo con un bomba rasante y cruzada que le echó un balde de agua fría a su contrincante. El dueño de casa entró en un bajón de ideas, se apuró demasiado y tomó malas decisiones a la hora de buscar el arco de Matías Castro.

El complemento mostró dos posiciones claras. Los hombres de Walter Perazzo se pararon en su campo bien refugiados y esperaron a un Bohemio al que le costó en todo momento pero fue encontrando de a poco alguna chance de gol con el esfuerzo de Luis López y la velocidad de Brian Oyola (entró en el ST). Una jugada aislada dejó con diez a ambos clubes por la expulsión del arquero Francisco Rago (A) y Gonzalo Asís (T) que se agredieron y se fueron con la roja. Ese hecho le vino mejor al local que, a pesar de haber hecho todos los cambios y que Nahuel Tecilla (defensor) se pusiera los guantes, ya tenía una posición ofensiva. La igualdad duró hasta que Alejandro Orfila decidió mandar a Eugenio Olivera, de 19 años, a la cancha. A falta de tres minutos, el joven delantero buscó una pelota en el área y le ganó en rapidez al arquero con un toque a modo de anticipo que se metió lentamente en las redes del León Kolbowsky. Empate definitivo y fiesta en el barrio.

Atlanta rescató un punto ante Temperley, que le hizo la vida difícil en esos noventa minutos con un juego inteligente y asfixiante. El chico Olivera jamás olvidará su debut en el Bohemio con un gol importante para mantener el primer puesto de su zona y los tres puntos sobre Estudiantes de Río Cuarto, Platense y, justamente, el Cele.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *