ARGENTINO (ROSARIO) 1 – DEPORTIVO PARAGUAYO 2: NO PEGÓ PRIMERO PERO PEGÓ DOS VECES

Foto: Gentileza Diario la Capital

Deportivo Paraguayo se trajo de su visita a Argentino de Rosario un triunfo valiosísimo ante un rival directo en la tabla acumulada de la temporada 2019/2020 de la Primera División D. Nazareno Bartomioli había puesto en ventaja al Salaito en el alba del encuentro mientras que, Gonzalo Rojas y Benjamín Gimenez revirtieron el marcador en favor del conjunto Guaraní.

En el Estadio José Martín Olaeta, Argentino de Rosario buscaba revalidar el triunfo conseguido en la fecha anterior frente a Puerto Nuevo en Campana y los de La Matanza, estirar ese pequeño invicto acumulado en las últimas jornadas después de seis derrotas en fila, pero ambos coincidían en que fundamentalmente, necesitaban los tres puntos para empezar a escapar de la zona baja de la tabla.

Inmejorable comenzó la tarde para los rosarinos que, al minuto de juego, con un remate de Nazareno Bartomioli tras una exquisita habilitación de Matías Recalde, consiguieron abrir el marcador. Los conducidos técnicamente por Fabián Cabello, inmediata e irremediablemente tuvieron la necesidad de hacer un replanteo y salir a buscar el empate, aún sabiendo que tenían todo el encuentro por delante. Con Sebastián Ferrario como conductor y enlace, la visita se hizo dueño de la pelota, dominaron territorialmente la contienda y fueron apretando a su adversario contra su propia área. Argentino apostaba a salir rápido de contragolpe y antes de la media hora de juego, casi lo consigue a través de Brian Romero que no llegó a definir tras un cabezazo de Nazareno Bartomioli que dejó sin chances a Gabriel Ratalín. Independientemente de esa jugada aislada, todo era del conjunto Guaraní y en el ocaso de la primera mitad, por intermedio de Gonzalo Rojas, llegó la merecida igualdad con la que se fueron al descanso.

Los ingresos de Pedro Muné, constituyéndose en un faro dentro del área de Deportivo Paraguayo y Federico Peralta comulgando en el medio con Matías Recalde y Ezequiel Montero, le dieron otra impronta a la ofensiva local. La imagen de los dirigidos por Damián Sciretta cambió ostensiblemente en la etapa complementaria y en reiteradas oportunidades pusieron en apuros al guardameta visitante, en general a través de pelotas detenidas, aunque la jugada más propicia fue un cabezazo de Pedro Muné tras un centro de Julián Bembo desde la derecha que pasó rozando el horizontal. Sin embargo, y casi sin proponérselo, Benjamín Giménez sacó provecho de un desajuste defensivo del Albo para poner el 2 a 1 en el epílogo del partido y permitirle al Depor hacerse de tres puntos sumamente importantes cuando se proyecta la temporada completa de la divisional en busca de evitar la desafiliación.

La derrota de Muñiz ante Yupanqui evitó que el Salaito caiga a la última colocación en este Torneo Apertura y por delante le quedan dos paradas bravas este año para revertir este pálido presente, la semana próxima visitará a Juventud Unida en San Miguel y cerrará el certamen recibiendo a Centro Español. Por su parte, Paraguayo tomó una bocanada importante de oxígeno con este triunfo y estiró a tres los encuentros sin perder, sin embargo, no debe relajarse porque se le viene Atlas como local y cierra el 2019 ante Yupanqui, otro que pelea en la zona baja, como visitante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *