TALLERES (CBA) 3 – RACING 3: ¿PERO CÓMO NO «T» GUSTA EL FÚTBOL?

Foto: @RacingClub

Par-ti-da-zo. Atrapante por donde se lo mire. Digno de disfrutar con un scotch en la mano para los neutrales. No apto para cardíacos si el corazón latía de manera Matadora o Académica. En el Mario Alberto Kempes, la T empató 3 a 3 con el último campeón de la Superliga en una contienda que tuvo ocasiones de gol por doquier.

Más de 30 intentos entre Talleres de Córdoba y Racing de Avellaneda con un veinte porciento de efectividad en las redes. La noche dominical en La Docta dio un nuevo capítulo de la belleza de este deporte en un pleito de ida y vuelta que le permitió a los de Eduardo Coudet continuar con su invicto pero perderle pisada al único líder, por el momento, Boca Juniors.

La visita abrió la cuenta rápidamente para respirarle en la nuca al Xeneize sin imaginarse que tras el 1 a 0 todo sería cuesta arriba. Nicolás Reniero, que cada vez parece asentarse más en el once titular, guapeó una pelota y descargó para Matías Rojas quien se acomodó y guardó el esférico contra la base del poste izquierdo de Guido Herrera. El paraguayo, figura de la temporada pasada en Defensa y Justicia, anotaba su primer gol en su nueva entidad bonaerense.

Talleres de Córdoba reaccionó y desde el minuto once en adelante se adueñó del partido. El palo se lo negó a Nahuel Bustos pero el delantero tuvo revancha, antes de la media hora, cuando entrando como una locomotora por el medio del área logró empujar un desborde magistral y a pura potencia de Franco Fragapane por el flanco izquierdo. Racing la pasaba realmente mal en el Kempes pero, cuando uno es campeón muchas veces la suerte corre de su lado y así lograría ponerse en ventaja nuevamente.

Por esas cosas inexplicables del fútbol, los de Coudet volvieron a anotar cuando en el global parecía que la escuadra de Alexander Medina era la que se iría arriba en el score. Herrera dio rebote a un tiro cruzado de Iván Alexis Pillud y, Matías Zaracho, castigó desde la altura de la medialuna. Parecía no revestir peligro el remate del juvenil con pasado en la Selección Argentina pero el esférico se desvió en Juan Cruz Komar y a cinco del descanso la Academia ganaba 2 a 1.

Sin embargo, el campeón, plagado de errores, cometió uno más en el peor momento. Se apagaba el capítulo inicial y la mente del elenco del «Chacho» ya estaba en los camarines. Eso le permitió a Dayro Moreno hacer lo que quisiera en el rectángulo mayor de la visita. El nacionalizado chileno, Gabriel Arias, tapó el remate del colombiano pero en la segunda jugada apareció Jonathan Menéndez, sin marcas y con todo el arco a su merced, para empujar la bocha y clavar un 2 a 2 en el descuento.

El partidazo siguió teniendo puntos altos en la complementaria. El infortunio de Talleres de Córdoba contó con un remate de Menéndez en el palo pero, los del uruguayo Medina, de tanto buscarlo, iban a ponerse arriba en el tanteador por vez primera en toda la noche. Y a los 22 minutos de la segunda mitad, Bustos, figura indiscutida del cotejo, dibujó una vaselina magistral para estampar el 3 a 2 que dejaba prácticamente groggy a Racing.

Pero la pesadilla para la Academia no fue tal. Cambios tácticos y por lesiones pusieron en jaque a Coudet que apostó por Cristaldo en lugar de Marcelo Díaz. El arco contrario era la premisa y el «Churry» facturó cerca del epílogo tras una habilitación de cabeza de Lisandro López que lo dejó mano a mano con Herrera y el ex Vélez Sarsfield no falló para que su escuadra pudiese llevarse al menos un punto rumbo a Avellaneda.

Talleres se quedaba con una merecida victoria que lo dejaba dentro de los puestos de Copa Sudamericana pero no tuvo en cuenta que frente suyo estaba el campeón, el que hasta diciembre será el equipo del «Chacho». Y el 3 a 3 terminó depositando a Racing en zona de Libertadores soñando con volver al triunfo el viernes en el Cilindro y claramente sentirse nuevamente puntero por un rato en esta Superliga que demostró, una vez más, a los incrédulos que el fútbol es el deporte más lindo del globo terráqueo y alrededores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *