HURACÁN 1 – CENTRAL CÓRDOBA (SGO) 1: SANTIAGO CORDERO

Nombre y apellido de rugbier para graficar lo que fue el empate entre el Globo y el Ferroviario en la tardenoche del sábado en Parque Patricios. Los protagonistas, que parecieron patear una ovalada en lugar de la redonda, ofrendaron un 1 a 1 que le sentó mejor a los dirigidos por Gustavo Coleoni.

El partido en sí fue malo pero. Cuando Huracán y Central Córdoba de Santiago del Estero se atrevieron un poco más y se acordaron de jugar a la pelota, ya no había tiempo para divertir al público en el Tomás Adolfo Ducó. Y, por lo visto, la visita disfrutó del punto que pareció buscar desde el vamos en el sur de la Capital Federal.

Rugby o Ajedrez. Se midieron demasiado y estuvieron firmando tablas durante gran parte de la contienda. Un bombazo del ex Borussia Dortmund, Lucas Barrios, y otro del otrora Platense, Facundo Melivilo, fueron las apuestas en la media hora inicial. Después sí llegaron una situación clara por bando pero el «Ruso», Diego Rodríguez, se quedó con un cabezazo de Fernando Coniglio mientras que, en la contra, quien jugó en Racing de Avellaneda, Marcelo Meli, estuvo muy cerca de embocar un córner olímpico.

La complemetaria aparentaba arrancar un poco más elétrica puesto a que cuando iban 11 segundos Ismael Quilez probó con un venenoso zapatazo que se fue cerca del palo derecho de Antony Silva. Esa insinuación fue un espejismo en medio del desierto. Los dos elencos volvieron a desentonar, a prestarse la pelota, a intentar ganar terreno con fuerza pero sin ideas. El ingoal, la hache, el try quedaban muy lejos en Parque Patricios.

A los 26 minutos, cuando el 0 a 0 era el resultado que mejor le sentaba a la contienda, llegó el tanto de la visita. Córner de derecha a izquierda que Marcos Sánchez anticipó a todos por el primer palo y, con la complicidad del arquero, abrió la cuenta con un certero cabezazo. Ahí se rompieron los esquemas y ambos planteles intercambiaron golpe por golpe en el Ducó.

El Quemero lo pudo empatar con un cabezaz de Nicolás Cordero que le dio buena dirección pero se fue besando el parante zurdo de la cueva de Rodríguez. El Ferroviario intentó con dos zapatazos de media distancia de Meli. Y, diez minutos después de la apertura del score, fue el propio Cordero quien tuvo revancha para tocar sutilmente con un remate cruzado y emparejar las acciones.

El encuentro en sí fue vibrante por poco más de un cuarto de hora. El resto fue la nada misma. Como si se tratase de ajedrez al principio, o de rugby por no darle bien a la pelota. Huracán logró empatarle 1 a 1 a Central Córdoba de Santiago del Estero que con el 0 a 0 se conformaba y que, cuando su puso en ventaja, prácticamente no podía creer el resultado de oro que se llevaba de Parque Patricios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *