RACING 1 – HURACÁN 0: QUEMA-NERA DE SUFRIR, ACADEMIA

Foto: @RacingClub

Al campeón reinante no le servía el punto. Sabía que de alguna manera debía cortar esa racha de dos empates al hilo, tuvo la pelota en sus pies, una posesión superior al setenta porciento, pero no encontraba lo más importante de la tardenoche: el gol. Sin embargo, después de una salvada providencial de Gabriel Arias que pudo significar la victoria para el Globo, llegó el tanto de Nicolás Reniero que le dio el triunfo por 1 a 0 a esta Academia que sueña despierto con repetir el título.

La iniciativa, el dominio y los merecimientos le pertenecían a Racing. No obstante, los hombres de Eduardo Coudet sufrieron porque las dos torres defensivas de Huracán los obligaban a jugar fuera del área y, las pocas situaciones que se generaban, no tenían el destino deseado en el Cilindro.

En la etapa inicial le anularon un gol a Lisandro López por offside. También el «Licha» tuvo el 1 a 0 en una palomita que se perdió por encima del travesaño. Hasta Iván Alexis Pillud probó de media distancia con un zapatazo que se fue por encima del travesaño. La velocidad de David Barbonba hacía daño pero no llegaba a lastimar por completo la férrea actividad defensiva del conjunto de Néstor Apuzzo.

En la complementaria, el partido se abrió un poco más. Huracán encontró en Lucas Merolla a ese edificio enorme que ganaba en cada pelota parada. De hecho, uno de los testazos del ex zaguero del patagónico Guillermo Brown de Puerto Madryn fue devuelto por Arias. En el rebote, Fernando Coniglio empujó la redonda al fondo de la red pero Fernando Rapallini invalidó la conquista por una infracción previa.

El sufrimiento para el dueño de casa tuvo un capítulo extra cuando, volcado por completo en ofensiva, Rodrigo Gómez apiló rivales y descargó con clase para la corrida de Juan Vieyra que mano a mano durante 25 metros perdió ante el guardameta de la Selección de Chile que tapó con creces el intento del mediocampista que reemplazó a Coniglio. Y, la Academia, después de los sobresaltos, encontró lo que tanto había buscado. Iban 31 minutos cuando Darío Cvitanich cabeceó un centro de derecha a izquierda en la puerta del área chica. Antony Silva tapó de manera formidable el testazo del ex Banfield pero luego apareció el otrora San Lorenzo de Almagro, Nicolás Reniero, para saltar y con el cráneo empujar la redonda al fondo de la red.

El 1 a 0, con un cuarto de hora por delante, obligó a los de Parque Patricios a cambiar de planteo. Más adelantados, lograron hacerle pasar otra vez un mal rato a los de Coudet incluso en desventaja numérica tras las expulsiones a Merolla y Carlos Araujo en una misma jugada. En el descuento, el Globo tuvo una serie de pelotas paradas que paralizaron los corazones celestes y blancos en Avellaneda aunque, los locales, mostraron muchísimas seguridad para cerrar el juego a pesar de la escueta diferencia.

Huracán, que con Apuzzo había enderezado un poco el rumbo, sumó su segunda derrota al hilo y deberá aprovechar la fecha FIFA para ajustar algunas ideas en pos de recuperar el terreno perdido. Racing, por ser el único que quiso ganarlo desde el vamos y por lo que generó, se quedó con los merecidos tres puntos gracias al sufrido 1 a 0 que lo dejó a un punto de lo más alto del campeonato de la Superliga.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*