RACING: «PIPITO», EL PRIMER CONVOCADO A LA SELECCIÓN DE MOZAMBIQUE

Foto: @P_JuanGabriel

El presente glorioso de la Academia generó que la Selección Argentina volviese a posar sus ojos en los grandes jugadores que visten la camiseta actualmente o la transpiraron en el último tiempo. Matías Zaracho, como caso actual, pero también Renzo Saravia que fue convocado a pesar de haber sido transferido recientemente al fútbol portugués, fueron dos de los profesionales que pasaron de calzarse la Albiceleste de Avellaneda a lucir los mismos colores pero a nivel nacional.

El listado podría extenderse con Lautaro Martínez, Rodrigo de Paul, Marcos Acuña, entre otros pero no quedó solamente en territorio argentino. Gabriel Arias, arquero de Chile, o Roger Martínez que defendió a Colombia en la última Copa América, fueron muestras de un gran trabajo que comenzó a dar sus verdaderos frutos una vez acomdada la democracia en el Racing Club. Sin embargo, cruzando el Oceáno Atlántico, «Pipito» Marques fue citado para la sub-20 de Mozambique gracias a la filial que crearon el Padre Juan Gabriel Arias, Bruno Morgado, y Hélder «Mano Mano» Muianga, en el país africano.

Antonio Pedrito Marques Furuma, volante de 18 años y muy talentoso, fue observado por los entrenadores de Las Mambas. La versión juvenil apostó por el atacante del Racing de Mozambique que milita en la segunda división del fútbol de dicho país y sueña con trepar a lo más alto mientras, su función social por la cual fue fundado, no ha mermado en ningún momento ayudando a salir adelante a los que menos tienen y a cumplir sueños como el de «Pipito» quien expresó a varios medios partidarios que su deseo no está en llegar a Europa sino en recalar y saltar al campo de juego del Cilindro Mágico de Avellaneda.

La Academia mozambiqueña tiene como objetivo ayudar a los más jóvenes de uno de los países más pobres del mundo. En su capital, Maputo, el Padre Juan Gabriel fundó esta filial allá por 2016 y comenzó a vestir a sus jugadores con indumentaria que le fue donando la institución desde la República Argentina. El vínculo entre el sacerdote, quien también fue dirigente, y el club del cual es fanático (hasta ha pintado la Iglesia, en Mangundze, de blanco y celeste) traspasó fronteras al punto tal de ilusionarse con la construcción de un estadio en África para aspirar a seguir creciendo en este proyecto que involucra sin dudas al fútbol como herramienta de paz.

«Pipito» fue el primer jugador en ser convocado y en lucir la camiseta de su país. El Sub 20 de Mozambique se interesó en el goleador juvenil que tiene el Racing africano. Y si los chicos han podido ser felices, si los que menos tienen pudieron cerrar los ojos y soñar por un rato, la misión empezó a dar sus frutos, sin lugar a dudas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *