CENTRAL NORTE 6 – BOCA UNIDOS 2: FORTALEZA DEL NIDO

Foto: @real_deport

Por Juan Pablo Riquelme – @juampiR08

El cuervo tuvo una noche soñada ante su gente y terminó apabullando a Boca Unidos por 6 a 2, el pasado sábado. Triplete de Ronaldo Martínez, Reyes, Arriola y Jiménez, los goles restantes para una explosión imperiosa en el Gigante del Norte. Los correntinos, por su parte, dejaron un invicto de siete partidos.

Central se despachó con una actuación espectacular y una goleada histórica ante el elenco de la Ribera correntina por 6 a 2, demostrando que el Gigante del Norte (reducto de Gimnasia y Tiro) le sienta bien y que las dos semanas sin jugar lo ayudaron a recuperar la confianza cuando venía golpeado.

Desde el comienzo, el local asumió este partido como un equipo ganador, dejando atrás los tropiezos de las fechas iniciales. Y su goleada se basó en dos claves: la concentración y la presión, rasgos que en otras ocasiones no aparecieron y, por ende, no contribuyeron al juego del equipo de Ezequiel Medrán.

Presionando y bloqueando los circuitos del rival, Central encontró la fórmula y sin renunciar al juego y a la agresividad a la hora de atacar. La apertura del marcador llegó a los 31’, cuando Ronaldo Martínez se encontró solo y definió frente a Aquino después de la asistencia de cabeza de Fabricio Reyes. El gol abrió el partido y el dueño de casa comenzó a encontrar más espacios, a ponerse cómodo y a aprovechar las dudas del Aurirrojo.

Cuatro minutos después, la “Perla” Reyes se elevó tras un centro y llegó el segundo con un tremendo frentazo al ángulo. Y al ver que el rival se desmoronaba llegó al tercero, tras una gran habilitación de Young a un intratable delantero paraguayo Ronaldo Martínez.

En el complemento, el cuervo no aflojó la marcha y llegaron más goles: otra vez Martínez, para concretar su hat-trick, Arriola, cumpliendo la ley de lex, y Joel Jiménez para desatar la catarata de goles. La defensa correntina cada vez más desarmada y llena de errores infantiles que provocaron la avalancha salteña.

En el sprint final llegó el cansancio para los locales y un cierre decoroso para Boca Unidos, que en ningún momento se dio por vencido, pero la diferencia era irremontable. Achicaron con dos goles inesperados, uno de ellos en contra de Jiménez, tras pifia de D’Angelo y el segundo de la mano de Gerardo Maciel. Los cambios fueron los únicos alicientes buenos de un equipo ribereño desconocido.

El Cuervo volvió a ganar después de varias fechas y se acomoda en la mitad de la tabla en zona expectante de puestos de clasificación. Tendrá un duro compromiso y desafío importante el próximo jueves, cuando visite a Chaco For Ever. El Aurirrojo, por su parte, va por la recuperación ante Juventud Unida de Gualeguaychú en su casa.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *