RESERVA – ARSENAL 0 – RIVER 0: MUCHO BOX Y POCO FÚTBOL

Después del partidazo que jugaron por Superliga los primeros equipos del Viaducto y el Millonario, en la mañana del sábado los elencos de tercera desentonaron a más no poder. Lejos de lo mostrado por sus mayores el viernes a la noche, la Reserva ofrendó un pálido 0 a 0 con tres expulsados y una contienda que se le escapó de las manos al colegiado, Matías Lacaze.

Finalmente el Julio Humberto Grondona, en su escenario principal, le abrió las puertas al Arsenal del «Cafú», Darío Espínola, y al River del «Luigi», Facundo Villalba. Pocas situaciones claras de gol por lado, bastantes infracciones, y un encuentro que sí alguien lo recordará en el futuro será por las cartulinas coloradas en vez de por lo hecho en la verde gramilla.

Hasta los 10 minutos del primer tiempo, sendas escuadras aparentaban insinuar un partido que jamás se armó. Cuando iban 3, Franco Petroli tuvo una salida en falso y Facundo Pons no supo cómo aprovechar semejante regalo. Después, quien sí llegó fue la visita pero Daniel Sappa, con sus pies, evitó la caída de su valla tras el remate de Tomás Galván.

Con el reloj corriendo rápido a pesar de las lentas acciones, empezaron las faltas. Patadas, golpes, amarilla por aquí y por allí, para que el desdibujado capítulo inicial tuviese un epílogo con un desalentador 0 a 0. Sin embargo, no mucho cambió en la complementaria entre Arsenal de Sarandí y River Plate.

En el arranque de la segunda parte lo tuvo Matías Benítez para los de Villalba con un tiro, frente al arco, que le sacó astillas al travesaño local. Lejos de enderezarse el rumbo del encuentro, Lacaze empezó con el reparto de rojas. Antes del cuarto de hora, y previo a la ejecución de un córner, el colegiado hizo sonar su silbato, se cansó de los pleitos, y rajó a los experimentados Rubén Zamponi, en el dueño de casa, y a Kevin Sibille en la visita.

Con 10 jugadores, la furia no amainó. El Millonario tuvo la pelota hasta que, a diez del final, Jeremías Rodríguez Puch vio la segunda amarilla para que el protagonismo pase de bando. Los del Viaducto comprendieron que era su momento y fue, en ese entonces, cuando se vio la mejor versión del equipo de Espínola con un cabezazo de Facundo Kruspzky que desvió muy bien Petroli, y con otro de Juan Castro que se fue besando el palo derecho en una de las últimas del mediodía.

River, en una posición expectante dentro del Torneo de Reserva, no mostró su mejor versión y dejó muy atrás esa goleada indiscutida ante Patronato de Paraná cerca del aeropuerto de Ezeiza. Arsenal reaccionó tarde, cuando tuvo uno hombre de más, y por eso tuvo que conformarse con el 0 a 0 en Tercera que nada tuvo que ver con el partidazo de Primera.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*