INDEPENDIENTE 3 – TALLERES (CÓRDOBA) 2: FIGAL APAGÓ EL INCENDIO

Foto: La Nación

Independiente venció en un vibrante partido a Talleres de Córdoba por 3 a 2 en el marco de la octava jornada de la Superliga Argentina de Fútbol disputado en el Estadio Libertadores de América y bajo el arbitraje de Diego Abal. El Rojo se puso en ventaja con los goles de Cecilio Domínguez y Juan Sánchez Miño en el primer tiempo. Pero en una ráfaga la T lo igualó a través de Nahuel Tenaglia y Leonardo Godoy. En la última de la noche Jorge Figal le dio el triunfo al Rey de Copas.

Noche caliente en el Libertadores de América. Clima hostil para el director técnico Sebastián Beccacece y apoyo unánime por parte de los hinchas para los mediocampistas Pablo Pérez (titular) y Nicolás Domingo. En cuanto al juego, el dueño de casa salió a proponer desde el arranque. Pero pese a tener la tenencia del balón, no la supo suministrar y era muy impreciso a la hora de generar peligro. Una de las más claras fue un tiro libre de Cecilio Domínguez que encontró una mejor respuesta del golero Guido Herrera mandando el esférico al córner.

Sin embargo a los 34 minutos llegó el primer grito de la noche. Luego de una presión en la salida del fondo del Matador, Pérez por derecha tiró el centro para Domínguez, el guaraní casi en soledad puso el 1 a 0 parcial. Sobre el final del primer tiempo Herrera salió lejos y mal, chocó con un compañero y la pelota le quedó servida a Juan Sánchez Miño, que con el arco a su merced puso el 2 a 0 antes del descanso.

Para la parte complementaria la T intentó adelantar líneas sobre el terreno de juego, ante un rival que seguía apretando en casa jugada. Casi a 15 minutos para el final del cotejo, Beccacece tomó la decisión que el ex Boca Juniors Pérez salga del partido para el ingreso de Carlos Benavidez. Con esa modificación el encuentro cambió rotundamente. Instantes después un centro de Lautaro Guzmán encontró el cabezazo de Nahuel Tenaglia que puso el 1-2 en el tanteador.

El conjunto cordobés se vino con todo al ataque y a cuatro minutos para que se cumpliera el tiempo reglamentario, llegó la igualdad. Centro desde el sector izquierdo, el portero Martín Campaña no salió a cortarlo y el balón le quedó servido a Leonardo Godoy, que se encargó de poner el 2-2 parcial. Era una caldera, un infierno el Libertadores de América. Sin embargo ya en tiempo cumplido, Sánchez Miño tiró el centro y apareció el cabezazo salvador de Jorge Figal, que estampó el 3 a 2 definitorio y apagó el incendio que se estaba viviendo en Avellaneda.   

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *