DEFENSORES 1 – INSTITUTO 1: EL FUEGO DEL DRAGÓN LES QUEMÓ LA GLORIA

El Dragón y la Gloria llegaban a este partido con una seguidilla de tres victorias al hilo y un invicto de cuatro cotejos. Semejante paridad entre los de Fabián Nardozza y los dirigidos por César Zabala no podía acabar de otra manera que con un reparto de unidades gracias al 1 a 1 que dejó en claro el buen momento de ambos.

Ninguno de los dos mezquinó en el Bajo Núñez. Si bien el triunfo parcial de Instituto los conducía a quedarse un rato más en el piso ante cada infracción, lo cierto es que la escuadra de La Docta también fue a buscar la victoria en todo momento. Defensores de Belgrano, otro que jamás se dio por vencido ni siquiera cuando la redonda no quería igualar las cosas, se retiró del Juan Pasquale dejando una imagen de un plantel bien parado de cara al futuro.

Juan Manuel Olivares tuvo dos oportunidades cuando el tanteador estaba cerrado pero Germán Salort, en primera instancia, y Facundo Agüero cortando justo en la siguiente, le privaron al ex Platense de inflar las redes como lo había hecho la jornada pasada ante Santamarina en Tandil. Los de Zabala también contaron con sus ocasiones en el arranque. Germán Estigarribía no le pudo dar dirección a un cabezazo y, más tarde, Damián Arce exigió a Maximiliano Velazco.

A la media hora del capítulo inicial, Agüero, el mismo que había salvado su cueva, se encontró con una pelota en el rectángulo mayor y no perdonó. Instituto se ponía en ventaja y con ese 1 a 0 se iría al descanso aprovechando otra notable reacción de Salor que le arrebató el festejo al otrora Ferrocarril Oeste, Guillermo Vernetti. Sin embargo, Defensores de Belgrano iba a encontrar en la complementaria todo lo que no se le dio en la etapa inicial.

El «Topito», Ezequiel Aguirre, pudo igualar en el arranque pero nuevamente Salort salvó a La Gloria convirtiéndose en una pieza más que clave para la tarde porteña. La visita también contó con las suyas como un zapatazo de Arce que se perdió por línea de fondo, un tiro de Jesús Emiliano Endrizzi que salvó Velazco, y otro del ya histórico volante albirrojo que reventó el travesaño del Dragón. No obstante, la máxima de las que no entran en un arco, ingresaron en el opuesto.

A la media hora de la complementaria, Nicolás Benegas conectó de cabeza un centro, le cambió la trayectoria a la redonda y descolocó a un Salort que en esta no pudo hacer nada para empezar a aceptar que dos equipazos debían repartir unidades en el Bajo Núñez. Los de Zabala, ya con la igualdad, mermaron un poco su búsqueda y optaron por cortar todo los circuitos de una escuadra porteña que apostó a ganarlo pero no encontró los caminos para lograrlo con quince minutos por delante.

Defensores de Belgrano dejó en claro que está para más, no pudo alcanzar la cima pero mostró nuevamente que dará pelea hasta las últimas consecuencias con tal de conseguir el sueño del ascenso a la Superliga. Instituto, un histórico de la categoría, empató 1 a 1 en un recinto bravo, frente a un contrincante complicado, y también se retiró con otra imagen más que positiva que demuestra que la institución está en franca levantada y buscando recuperar el tiempo perdido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *