RESERVA | ARSENAL 1 – ESTUDIANTES (LP) 1: 90 SEGUNDOS NO SON 90 MINUTOS

El Viaducto dilapidó una gran chance de acercarse a los puestos de vanguardia en el Torneo de Reserva tras empatar 1 a 1 con el Pincharrata en el Julio Humberto Grondona. Los dirigidos por Darío Espínola ganaban desde el minuto y medio de juego, se fueron al descanso incluso con ventaja numérica, pero se relajaron hasta que el León se los empató en tiempo de descuento de la complementaria.

Noventa segundos de Rinus Michels puro tuvo Arsenal de Sarandí en el comienzo del cotejo de tercera. Sin que Estudiantes de La Plata pudiese tocar el esférico, el dueño de casa se puso en ventaja tras un hermoso toqueteo de balón por toda la verde gramilla hasta llegar al costado izquierdo de la cancha donde Facundo Kruspzky envió el centro y Facundo Pons no perdonó a Emilio González.

Desde ese 1 a 0, rápido y furioso, nada más sucedió en la etapa inicial. Los de «Cafú» Espínola manejaron los hilos de la contienda, le escondieron de forma válida la tenencia a su rival, y el premio máximo para los locales fue que antes de irse al descanso, Martín Molina expulsó por doble amarilla a Esteban Obergón dejando al Pincharrata con diez hombres y un terrible dolor de cabeza.

Era todo a pedir de Arsenal en Sarandí pero el dueño de casa se durmió en los laureles. Sabiendo que la única pieza que había mostrado algo de interés en ofensiva por el lado visitante era solamente Matías Ahumada Acuña, y conociendo las limitaciones que tendrían los de Leandro Desábato por jugar con diez hombres, el equipo que iba ganando se relajó por demasía. Así creció el trabajo de Andrés Ayala en el mediocampo y Estudiantes de La Plata empezó a gestar algo de riesgo contra la cueva de Alejandro Rivero.

Juan Ignacio Díaz estuvo cerca del empate en el inicio de la complementaria tras una salida en falso del golero local pero Matías Polizzi acabó salvando en la línea. El León se arrimaba pero también dejaba espacios para un Viaducto que no supo concretar ninguna de las dos situaciones claras que tuvo de contra. Pasado el cuarto de hora, Ezequiel Cérica se encontró con una pelota boyando dentro del rectángulo mayor pero su tiro fue a los guantes de González. Más tarde Kruspzky cabeceó muy bien pero la redonda se fue rozando el travesaño. Y, cuando los minutos se consumían, en uno de los tantos intentos del equipo platense, apareció el recientemente ingresado Jairo Vásquez para empujar un envío aéreo de derecha a izquierda y emparejar el pleito con un testazo en el vértice del área chica.

Arsenal tuvo todo para ganar este partido y seguir creciendo en la tabla de posiciones del Torneo de Reserva. Triunfaba prácticamente desde el vestuario, su rival se quedó con diez jugadores de manera infantil, y hasta dominaba sin despeinarse. Se confió y lo pagó carísimo ante un Estudiantes de La Plata que salió a jugar el capítulo final con más hambre y terminó llevándose un punto con el 1 a 1 para la Ciudad de las Diagonales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *