LUJÁN 2 – GENERAL LAMADRID 3: EL CARCELERO PASEABA POR LA BASÍLICA Y TERMINÓ REZANDO

Abriendo la 8ª fecha del Campeonato de Primera C, en el Campo Municipal de Deportes, General Lamadrid venció a Luján por 3 a 2. Andrés Guzmán en dos ocasiones y Adrián Castro anotaron para el Carcelero, en tanto, Jonatan Duche y Gonzalo Sánchez convirtieron los goles del conjunto local.

Parsimonioso fue el arranque del encuentro entre Luján y General Lamadrid, ninguno conseguía adueñarse de la pelota en el tramo inicial, tampoco podían imponer condiciones de juego y mucho menos arrimar peligro sobre el arco adversario, segmento del partido que algunos denominan “tiempo de estudio”.

Cuando nada importante aún había sucedido, a los diez minutos, desde el círculo central, Martín Sarandeses abrió hacía la derecha para Adrián Castro, este desbordó, envió un centro a media altura y, entrando en soledad por el medio del área, Andrés Guzmán, cumpliendo la ley del ex, con una volea de zurda, puso la pelota contra el vertical izquierdo de Diego Quirós. El local tuvo el empate a los pocos segundos de mover del medio, Jonatan Duche lanzó el centro desde la izquierda, Leonel Ravest casi en la línea del arco la quiso empujar, sin embargo, la pelota rebotó en su talón y terminó despejando casi como un defensor rival. Para completar esos minutos fatídicos del conjunto de la Basílica, llegando al cuarto de hora, Ariel Vera mando un pelotazo intrascendente al área local, Mateo Pighin falló en el despeje de cabeza e, involuntariamente, habilitó a Adrián Castro que la bajó con el pecho y, de sobrepique, definió al primer palo para adelantar por 2 a 0 al Carcelero.

La efectividad de Lama se contraponía con la de su adversario, que tras una llegada al fondo de Leonel Llodrá, tiró un buscapié que Sergio Salomone no pudo concretar en la boca del arco. Después de los veinte, el partido se planchó, la visita se mostraba más que satisfecha con la diferencia obtenida, en tanto, el conjunto de Abel Oroná no lograba inquietar a Néstor Acosta, aunque cerca del cierre de la primera mitad, tuvo nuevamente la posibilidad de achicar la diferencia a través de Leonel Llodrá, no obstante, con el arco a su disposición tras ser asistido por Jonatan Duche, no tuvo puntería y el balón se fue desviado.

En el complemento, los dirigidos por Horacio Fabregat, se replegaron de forma inteligente, estaban ordenados en defensa, lograban con frecuencia cortar los circuitos creativos de Luján y apostaban salir rápido de contraataque, aunque carecía de precisión. El Lujanero se repetía en pelotazos sin destino concreto, no tenía ideas, no encontraba los caminos para descontar y por si fuera poco, luego de un pase hacía atrás, Diego Quirós intentó despejar, la pelota rebotó en la pierna derecha de Andrés Guzmán y, trazando una pronunciada parábola sobre el portero local, entró mansamente en el arco, 3 a 0 y sensación de pleito liquidado en el oeste.

Los ingresos de Gastón Sánchez, Germán Águila y Simón Martínez le dieron mayor dinamismo y profundidad al ataque local. La insistencia dio sus frutos, cuando restaban cuatro minutos para llegar a los noventa reglamentarios, tras un córner muy pasado, ejecutado desde la derecha vino otro centro de Franco Rodríguez desde el lado opuesto, la paró Jonatan Duche y con un potente zurdazo cruzado, puso el 1-3. Con los ánimos renovados, los de la Basílica se lanzaron con todas sus ínfulas a la ofensiva y tras un desborde por derecha, Germán Águila tocó para Gastón Sánchez que, pisó el área, enganchó y, con la cara interna de su pie zurdo, la colgó del ángulo más lejano, nada que hacer para Néstor Acosta, estampó el 2-3 en el marcador y le puso una enorme dosis de dramatismo al segmento final de la contienda.

Con Luján jugado completamente en ofensiva, lo de Villa Devoto tuvieron dos situaciones clarísimas para liquidar el partido, primero, fue Diego Quirós quien despejó con su botín derecho el disparo de Tomás Pavone y pocos segundos después, Ariel Vera arrancó con balón dominado desde la línea media de la cancha, se mandó una jugada bárbara encarando en diagonal de izquierda a derecha, llegó casi hasta el vértice del área chica y ante la salida del portero local, toco para la entrada de Adrián Castro que cruzó demasiado su remate.

El Carcelero tenía la victoria en el bolsillo pero Luján reaccionó y se puso a tiro, nuevamente la visita contó con chances inmejorables para cerrar el partido, no las concretó, le dio vida a su rival y terminó sufriendo hasta el último segundo, aunque se llevó tres puntos valiosísimos de su excursión a la zona oeste del Gran Buenos Aires. El equipo de la Basílica pagó carísimo los errores en ambas áreas y aunque, con más tozudez que juego, descontó por duplicado en el epílogo del encuentro, no le alcanzó y continua sin levantar cabeza en el certamen.

En la próxima fecha, General Lamadrid recibirá a San Martín de Burzaco en el Enrique Sexto mientras que Luján visitará a Sportivo Dock Sud en el estadio De Los Inmigrantes.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *