SAN MARTÍN (BURZACO) 0 – ARGENTINO DE MERLO 2: LA ACADEMIA VOLVIÓ A DAR CLASES

Gentileza: @ar_sanma

Argentino de Merlo volvió a sonreír en la Primera C tras cuatro fechas sin conseguirlo. La Academia se impuso como visitante en Burzaco ante San Martín por dos tantos contra cero producto de las anotaciones de Matías Coselli y Célso Baez y, además, se prendió en el pelotón de los de arriba.

En el Francisco Boga, San Martín actuaba de local ante Argentino de Merlo en el marco de la 6° jornada de la Primera C. El Azul, llegando puntero, venía de derrotar a Sportivo Italiano y buscaba repetir para seguir en lo más alto; la Academia, sin victorias desde la fecha 1°, quería llevarse los tres puntos de su visita a Burzaco.

En el amanecer del encuentro, cuando todavía ninguno se había consolidado como dominador, el conjunto de Martín Perelman pasaría al frente por intermedio de Matías Coselli a los 18 minutos, aprovechándose de un rebote tras una gran jugada de Alan Salvador, para empujarla a la red y poner el 0-1.

La tarde no era según lo esperado por Daniel Stechina y compañía. Tal es así que, entrando a los 25 minutos, San Martín había agotado dos variantes por lesiones. El dueño de casa poco podía llegar al arco custodiado por Diego Córdoba, llegando al descanso en desventaja mínima.

En la complementaria, una nueva lesión provocaría un cambio obligatorio en San Martín y más tarde, el arquero Federico Scurnik debió recibir atención durante un tiempo considerable para reponerse después de atajar un mano a mano.

Nada salía bien para los de Burzaco. Para colmo, a falta de cinco minutos, Celso Báez se encargaría de asegurarle el triunfo a los suyos con un gran tiro colocado que tendría destino de gol, festejando el 0-2 que sería definitivo con los 3 puntos viajando para Merlo.

De esta manera, Argentino volvió a sonreír para llegar a los 9 puntos y trepar hasta la 5° ubicación mientras que San Martín quedó en la 4° con 10. En la próxima jornada, la Academia recibirá a Real Pilar mientras que el Azul visitará a Leandro N. Alem.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *