SAN MARTÍN (TUCUMÁN) 1 – VILLA DÁLMINE 0: OTRA VEZ SOBRE EL PUCHO

San Martín de Tucumán cantó victoria en la última bola de la tarde ante Villa Dálmine y volvió a arruinarle la sonrisa al Viola en el final como en el reducido de la temporada 2017/2018 (3-3 con aquel gol agónico de Juan Galeano y clasificación a las semifinales para luego ascender a Primera). Luciano Pons marcó la única diferencia con un cabezazo y eliminó la paridad cuando ya era una realidad.

El cero no se movía. El primer tiempo fue del Santo que buscó por todas las vías el tanto inicial pero el palo, el arquero Ojeda y las deficientes definiciones impidieron la ventaja. La visita aguantó cómo pudo y logró el objetivo de aguantar la igualdad hasta el entretiempo.

Cada minuto que pasaba, los de Campana tomaron fuerza en lo defensivo y aguardaron una contra que nunca llegó. Sin embargo, en el complemento, apareció la figura del incansable de Juan Ignacio Mercier que se corrió todo y siempre estuvo un paso más adelantado que el resto hasta en la última bola: el Pichi impidió una contra del Viola, metió un pase de 50 metros y, de ahí, comenzó la jugada del heroíco final. Emiliano Purita se vistió de asistidor y Luciano Pons, de bombero. La cabeza del delantero estrelló la bola contra la red y toda la Ciudadela explotó hasta las corridas desesperadas de la dupla Orsi y Gómez.

Otra vez sobre el pucho le ganó San Martín de Tucumán a Villa Dálmine en el mismo escenario pero con otra película. El Ciruja debutó con un triunfo y le regaló una de esas victorias que se festejan el doble.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *