ATLANTA 1 – MITRE (SGO) 0: PORQUE EL ANIMAL ES UNA BESTIA

El Bohemio cantó victoria nuevamente en Villa Crespo y con puntaje ideal al cabo de la segunda fecha de la Primera Nacional es líder de la zona A. La escuadra de Alejandro Orfila derrotó por 1 a 0 al Aurinegro de Santiago del Estero que no cosechó unidades tras su debut con derrota frente a Estudiantes de Buenos Aires.

La clave del triunfo de Atlanta estuvo en un par de individualidades que justificaron el triunfo en el León Kolbowski. Sin dudas que Luis López fue el gran acierto de la dirigencia y el cuerpo técnico puesto a que el “Animal” volvió a facturar para empezar a meterse en el bolsillo a la hinchada. Lo de Mitre fue insípido, dependió constantemente de Marcos Figueroa y, en las pocas que gestaron como equipo, se encontraron con una muralla llamada Juan Francisco Rago.

Además del guardameta y del centrodelantero, la escuadra local tuvo otros puntos altos como Axel Ochoa, Ariel Coronel y Nicolás Talpone. No obstante el encuentro fue muy parejo y, claramente, el desequilibrio estuvo en el máximo goleador que tiene la temporada de la segunda división del fútbol argentino hasta este momento.

Antes del cuarto de hora hubo una situación por bando. Talpone probó desde afuera para Atlanta y la pelota se fue realmente cerca del palo derecho de Luis Ojeda. Más tarde fue Figueroa para Mitre de Santiago del Estero quien filtró un gran pase para la buena diagonal de Adrián Toloza que hizo todo bárbaro hasta el momento del remate el cual le salió como dice el famoso dicho «con el diario mojado».

El local apretó el acelerador y en un par de avances encontró lo que buscaba. López, intratable, envió un centro desde la izquierda y Leonardo Marinucci de arremetida exigió al arquero visitante para mandar la pelota al córner. De ese tiro de esquina le quedó el gol servido a Ariel Coronel quien enganchó la pelota de primera pero le faltó dirección al zaguero central.

Iba Atlanta y así fue como abrió la cuenta. El «Animal» armó la jugada, descargó para el flanco zurdo donde encontró a Axel Ochoa trepando a pura velocidad. El lateral espero a que llegue el centrodelantero y envió un centro perfecto para el cabezazo del otrora Temperley que acomodó la redonda con su testa contra el palo más lejano de Ojeda para hacer delirar al público presente en Villa Crespo.

Con el 1 a 0, el Bohemio reguló, no pasó sofocones pero tampoco tuvo la potencia que mostró el fin de semana pasado ante Independiente Rivadavia de Mendoza. El Aurinegro intentó en la etapa inicial con dos oportunidades de Figueroa que aparentaban ser buenas pero acabaron perdiéndose por línea de fondo.

En el arranque de la complementaria, los de Orfila tuvieron la gran oportunidad de estirar la diferencia con un zapatazo de Talpone que desvió con la yema de sus dedos el arquero visitante. Después fueron los hombres de Gabriel Gómez quienes tuvieron la caprichosa en sus pies pero no supieron como llegar al empate. Juan Francisco Rago, rápido de piernas, le atoró un remate a Ismael Blanco y, pasado el cuarto de hora de la etapa final, se quedó con un tiro de Figueroa.

Los cambios no le surtieron efecto al dueño de casa que, en el fondo no tenía fisuras pero adelante no encontraba el método para lastimar a Ojeda. De hecho, la más clara para el ganador fue una pérdida en defensa del conjunto santiagueño que capitalizó Rodrigo De Ciancio con un cabezazo que dio en la base del palo izquierdo del conjunto visitante.

Mitre regresó a su provincia con algo más que otra derrota. El equipo de Gómez no sumó unidades en lo que va del torneo pero demostró en el León Kolbowski una carencia de ideas para inflar las redes contrarias que podría ser alarmante de no cambiar el rumbo. Atlanta, el club que volvió de la B Metropolitana y se ilusiona con retornar a la elite del fútbol argentino, ganó 1 a 0 porque López más que un Animal, es una Bestia. Y así sueña despierto mirando a todos desde lo más alto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *