FERRO 0 – PLATENSE 2: CON DOS MINUTOS LE ALCANZÓ

En el cierre de la primera fecha de la Primera Nacional, Ferró recibió en el Arquitecto Ricardo Etcheverri a Platense, y en una ráfaga cayó por 2 a 0. Facundo Curuchet y Cristian Bordacahar, en contra, anotaron los tantos para los de Saavedra.

En la previa se enfrentaban dos de los equipos con más nombre, y con la obligación de pelear por uno de los ascensos a la Superliga. Por un lado estaba Oeste, que apostó a sus inferiores, sumado a algunos pilares que hace tiempo vienen jugando en el club como Bailo, Grana, Tesuri y Bordacahar. Por el otro lado estaba el Calamar, con algunas caras nuevas, y con la ilusión renovada tras haber quedado en el camino en el último reducido.

En el primer tiempo se vio un claro y amplio dominio del dueño de casa, que con paciencia, se apoderó rápidamente del balón, y empezó a acercarse al arco de De Olivera. La primera fue un mano a mano de Barranco, que ante la salida del arquero, la pelota le picó y cuando quiso rematar, salió para cualquier lado. Y la más clara llegó tras un centro de Grana, y tras un desvío en el primer palo, el balón le cayó a Bordacahar que reventó el palo con un zurdazo. Por su parte, los de Saavedra ofrecieron muy poco en ataque, y su única aproximación fue un intento de sorprender de Lamberto a Bailo con un remate de mitad de cancha que no generó complicaciones.

En el complemento la historia cambió rotundamente. En Calamar pareció haber despertado, y ya en el arranque, avisó con una contra en la que Bazán dejó solo a Susvielles, y este no pudo con Bailo, que tiró la pelota al córner. Justamente de ese tiro de esquina, Capasso ganó en el área, Bailo volvió a tapar el remate, pero el rebote le cayó a Curuchet que no perdonó, y abrió la cuenta a los 9 minutos. Sin embargo, los de Ruiz no se quedaron ahí, y 120 Segundo ampliaron la diferencia. Otro córner desde la derecha, y esta vez quien se la llevó puesta fue Bordacahar, que marcó en su propio arco, y puso el 0-2. Esa ventaja era sorpresiva, pero la visita fue contundente, y después supo jugar con la diferencia a su favor. Por su parte, el Verdolaga no encontró nunca los caminos, y no fue para nada peligroso más allá de un remate de muy lejos de Ferrari que se fue desviado. Incluso el Calamar estuvo cerca del tercero, pero Bailo le ahogó el grito a Morgantini, que había hecho un jugadón, pero el arquero voló y se lo evitó.

No hubo tiempo para más en Caballito. Ferro arrancó el campeonato con el pie izquierdo, y se lamentará de no haber podido concretar sus pocas situaciones en esa buena primera mitad en donde fue claro dominador. Por su parte, Platense sumó una victoria en el debut que hace ilusionar por el alto nivel mostrado en el complemento, aunque esto recién comienza, y hay cosas por corregir como su actuación en los primeros 45 minutos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *