EL FÚTBOL EN EL BÁSQUET: “JUGAR EN EL CLUB DEL QUE UNO ES HINCHA ES ÚNICO”

El ala pívot, nueva incorporación de Comunicaciones de Mercedes, Corrientes, hablo con Vermouth Deportivo acerca de su amor por Boca Juniors y nos dejó algunas anécdotas divertidas de su infancia y adolescencia.

Comenzó la pretemporada y los jugadores dejan “la naranja” por un rato y nos hablan de sus vivencias con la “número 5”. En esta tercera edición, hablaremos de uno de los clubes mundialmente conocidos del país: Boca Juniors. La institución nacida en 1905 que se convirtió en ícono del barrio porteño de La Boca y que, en la actualidad, polariza a gran parte de la opinión popular. Grandes conquistas supo obtener el equipo Xeneize a lo largo de su historia y Mariano Fierro pudo ser testigo de la década más gloriosa del club. Intenso y fervoroso, su forma de jugar es un paralelismo de su pasión por la azul y oro, camiseta que defendió en cuatro temporadas.

Vermouth Deportivo: -¿Cómo nació tu fanatismo por Boca?

Mariano Fierro: –Me hice hincha de Boca por parte de mi mamá. Mi familia es muy futbolera pero gran parte de ellos son de Estudiantes de La Plata, San Lorenzo y el resto de Boca. Tengo una anécdota para contar: fuimos una vez a La Bombonera a ver Boca-Estudiantes en la última bandeja, con la hinchada de Estudiantes. Éramos mi hermano, mi papá, mi tío y yo, ellos querían que sea de Estudiantes. En esa época jugaban Maradona y “La Brujita” Verón para Boca, y les dije a mi familia que me pasarán a la tribuna local, en esa época los policías separaban a las hinchadas, y así me pasé a la tribuna de Boca. Era muy chico. Cuando termina el partido y se iba primero la hinchada local, le dije al policía que me deje cruzar de nuevo y, por suerte, me dejó pasar a la tribuna de Estudiantes.

VD: -¿Ves todos los partidos que podés?

MF: –Veo los partidos que más puedo. En un momento de mi vida, dejaba de hacer cosas sólo para ver el juego y, cuando puedo, voy a la cancha.

VD: -Tuviste la oportunidad de jugar en Boca, donde ,además, sos muy querido. ¿Cómo te sentiste jugando en el Xeneize?

MF:-Jugar en el club del que uno es hincha es único, nunca pensé poder jugar para el club de mis amores. La hinchada de Boca es única, no hay nada como jugar con tu gente, que no deja de alentarte vayas a donde vayas, el deporte que sea, es Boca. Me toco ir a México, a Brasil y a otras partes con el club y la gente se vuelve loca. Boca es único.

VD: -¿Cómo se vive el día a día en un club denominado »grande»?

MF: -Boca es un mundo aparte, te brinda todo. Tenés que cuidar la imagen fuera y dentro de la cancha y en las horas que no estás en el club.

VD: -¿Cómo haces en el momento que Boca está jugando y vos también?

MF: -Soy una persona que doy todo a la hora de jugar y estoy metido a mil en el juego, pero muchas veces, en esos momentos de respiro que te da el juego, pregunte como iba.

VD: -Si tuvieras que elegir entre Palermo y Riquelme, ¿Con quién te quedas?

MF: -Son dos grandes de nuestro club que nos dieron muchísimo, dos ídolos de Boca. Fui a la despedida de Palermo, fue una locura, una de las veces que más gente entró a La Bombonerita. Riquelme es un distinto de nuestro deporte.

VD: -¿Qué te parece la llegada de De Rossi a Boca?

MF: –Es una estrella que a Boca le suma muchísimo y demuestra lo grande que es Boca como para que jugadores de la talla de él quieran jugar con la azul y oro.

VD: -¿Qué fue lo más loco que hiciste por Boca?

MF: -Un día fui a un restaurante y me hice pasar por el flaco Hechor Bracamonte y no pagué una cena para siete.

VD: -¿Qué época recordás más, la etapa de Bianchi, Basile o cuál es la primera que se te viene a la cabeza cuando te dicen «Boca»?

MF:-Recuerdo mucho las dos. Cuando era muy chico, la época de Bianchi fue terrible, ganamos todo, le ganamos al Real Madrid, jugábamos el torneo que sea y lográbamos ganar en Brasil o en donde juegue. A la de Basile no hay que sacarle nada, por qué dirigió cinco torneos y ganó los cinco. Son dos épocas muy buenas del club.

VD: -¿Cómo vivís los clásicos? ¿Tenés amigos de River? ¿Existe esa típica «cargada» al rival si ganas?

MF: -Los clásicos son juegos únicos que el jugador y el hincha los vive de otra manera. Ya se empieza a vivir una semana antes y es algo muy lindo del deporte. Lo esperás de una forma diferente. Y después, sí, se carga pero moderadamente, es un deporte y tenés que saber ganar y perder. Pero tengo muchos más amigos y gente conocida de Boca, algunos de River también tengo (risas).

VD: -Cambiando un poco de colores, ¿Cómo viste a la selección Argentina en la Copa América?

MF: -La selección argentina está haciendo un recambio, eso lleva un tiempo, y creo que se termino muy bien, de menor a mayor. Tenemos muchos jugadores que están creciendo y en sus clubes son importantes. Todo lleva su tiempo pero yo soy un agradecido de la generación qué pasó, es muy difícil lograr un título. Llegaron a tres finales y también, contra mucha gente que siempre les pegaba, ellos venían a la selección.

VD: -¿Como amante de fútbol, como viviste »la final interminable» de la Libertadores ante River?

MF-La verdad es que fue muy tocada la final, pero no quita para nada la Victoria que se llevó el ganador. Sinceramente, es algo que el fútbol tiene que mejorar, porque no pueden pasar esas cosas, porque los clubes y jugadores hicieron los méritos desde el lugar que les corresponde para llegar a donde se llegó, que era una final, y que sucedan esas cosas como que se tenga que ir a jugar a otro continente no le hace bien al fútbol.

VD: -¿Jugaste al fútbol «en serio» alguna vez? Cuando digo en serio, me refiero a «por algo»: la Coca, asado o algo así.

MF: –(Risas) No juego más al fútbol desde los 15 años, tuve que decidirme entre el fútbol o el básquet. Jugaba las Olimpíadas Cuenca del Salado contra ciudades de los alrededores de Chascomús, salí goleador del torneo cuanto tenía 14 y estuve cerca de probarme en Estudiantes de La Plata.

Como dijimos, Mariano Fierro vistió la camiseta de Boca durante las temporadas 2009/2010, 2010/2011, 2011/2013 y 2017/2018. En esta última jugó 42 partidos, promedió 16,6 minutos, 6,9 puntos y 6,8 rebotes y terminó de meterse en el bolsillo a la hinchada Xeneize, que vitoreó su nombre en cada partido que disputó.

Por: Laura Greco (@laugrecco9) y Walter Silva(@WalFSilva10)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *