BANFIELD: LA BANDA DEL TALADRO COPÓ SARANDÍ

Lentamente los primeros hinchas del conjunto de Peña y Arenales empezaban a transitar las calles de Sarandí aproximadamente una hora y media antes del inicio del partido. Un lunes laboral y una entrada popular al valor de quinientos pesos pudiesen haber espatando a cualquiera pero el amante fiel del Taladro no dudó y dijo presente en el Julio Humberto Grondona.

Arsenal tenía lista la fiesta para celebrar su regreso a Primera División. Sin embargo, más allá del resultado, la gran convocatoria de Banfield en el estadio del Viaducto dio que hablar. Banderas, bombos, colores, y cánticos que no pararon de alentar a los vestidos de verde y blanco.

Villa Barcelo y Claypole fueron los dos trapos iniciales que se engancharon en el alambrado en Sarandí. El Taladro fue el primero en entonar una canción cuando ya el grupito de gente era mayor y la tribuna visitante empezaba a colmarse de a poco para luego tener un marco imponente.

«Banfield, mi buen amigo, esta campaña volveremo´ a estar contigo» sonó una vez. Luego se repitió cuando el plantel de Hernán Crespo hizo una ronda post entrada en calor. Sus hinchas acompañaron la arenga. Acompañaron al equipo. Acompañaron la llama de la ilusión que genera cada inicio de temporada.

El pueblo del Taladro se acordó de Lanús. También entonó «todos nuestros hijos de pondrán a llorar, porque Banfield este año la vuelta quiere dar». Más tarde llegó el momento del famoso «es la hora, es la hora» que tan bien suele sonar cuando se canta en Peña y Arenales con diversos ritmos.

La derrota parcial los llevó a empujar más al equipo. «Esta noche cueste lo que cueste» gritó la visita en el Julio Humberto Grondona que padecía ante las faltas en la definición del ex River, Nicolás Bertolo, y sufría con el cabezazo fallido de Matías Moya o el tiro libre de Claudio Bravo que pudieron significar el empate ante Arsenal de Sarandí.

Cerca de cinco mil hinchas de Banfield dijeron presente en el Viaducto. Volvieron los visitantes y, junto a Unión de Santa Fe que fueron en gran número a la cancha de Racing el viernes por la noche, los de Peña y Arenales también hicieron lo propio dando la nota y demostrando lo necesario que era el regreso de sendas parcialidades al fútbol argentino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *