ARSENAL 1 – BANFIELD 0: MÁS «HUEVO», ¡QUÉ ELEGANCIA!

Poco brillo para mucho glamour en la vestimenta de cada entrenador en la noche de Sarandí. En el debut del Viaducto y el Taladro en la temporada 2019/20 de la Superliga, el conjunto de Sergio Rondina derrotó al de Hernán Crespo en un apretadísimo 1 a 0 que tuvo más color en las tribunas que dentro del campo de disputa.

Un penal cambió la historia. Una pena máxima que todo Banfield le protestó y le reclamará a Hernán Mastrángelo por comprender que el contacto entre Sergio Vittor y Jesús Soraire se produjo fuera del área grande. Sin embargo, Ezequiel Rescaldani no se medió en esas discusiones y desde los doce pasos hizo lo que mejor le sale.

El primer tiempo fue tedioso. Con ritmo, como suele suceder en las diminutas dimensiones del Julio Humberto Grondona, pero carente de emociones. La visita proponía bastante por intermedio de Claudio Bravo pero nada que inquietase al fondo local ni a la retaguardia de Maximiliano Gagliardo. El dueño de casa, en contrapartida, tenía algún destello aislado con Gastón Álvarez Suárez, el propio Soraire, y un Rescaldani que pasado de revoluciones fue el primero en ganarse la cartulina amarilla.

Cuando se apagaba la mitad inicial, llegó el penal. Mastrángelo vio la barrida del ex Racing, no divisó las líneas, y le dio la pena máxima al Arse que se puso en ventaja gracias al soberbio remate de Rescaldani que infló las redes del debutante en Banfield, Esteban Conde.

La complementaria tuvo un poco más de vértigo y todo eso se debió a los espacios que dejaron en el fondo los de Crespo en su búsqueda desesperada por el empate. Los de Peña y Arenales contaron con tres ocasiones claras pero Gagliardo se quedó con un cabezazo del intrépido Matías Moya, luego Fabio Pereyra salvó en la línea un disparo cruzado de Nicolás Bertolo, y por último Bravo ejecutó un tiro libre que se fue besando el palo izquierdo de la cueva del Viaducto.

Los de Rondina también encontraron espacios pero no así la manera de ampliar las diferencias. Ezequiel Cérica quedó cara a cara con Conde y terminó ganando el ex guardameta de Atlético Rafaela y Nacional de Montevideo. Pereyra, tal vez con la más concreta, pudo estampar el segundo por intermedio de un cabezazo. Y sobre el final fue Nicolás Giménez quien se apuró a definir en un contragolpe sin fortuna.

Arsenal volvió a la Superliga y festejó por partida doble. No sólo hubo motivos por este regreso a la elite sino porque además arrancó ganando 1 a 0, quedó en la cima del campeonato y logró oxígeno para los promedios. Banfield buscó llevarse algo, no encontró los caminos, y lo mejor del Taladro se vio fuera de la cancha con el gran colorido y la convocatoria de su público en Sarandí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *