GODOY CRUZ 2 – PALMEIRAS 2: UN EMPATE IMPENSADO EN MENDOZA

Inimaginable partido para Godoy Cruz. Porque sorprendió a propios y extraños en ese primer tiempo frente a uno de los mejores equipos de Brasil como el Palmeiras. En el balance final, el empate fue el mejor resultado de la fría noche mendocina.

Desde el comienzo, el Tomba demostró que no era un invitado de apuro a los octavos de final. Brunetta se la bajó al Morro García y de cabeza no perdonó la primera con cinco minutos en el reloj. Ese gol lo dejó sin reacción y por el lado del ex Belgrano mostraba sus mejores opciones.

El Bodeguero se atrevía a manejarle la pelota al Verdao y con un mediocampo que rotaba y desconcertaba a Melo y sus compañeros. Un cambio de frente de Merientiel lo encontró en soledad al Morro y esta vez de derecha, el uruguayo sentenció al arquero Weverton. En menos de 30’, el Tomba nuevamente pegaba más fuerte.

Palmeiras reaccionó rápido y Felipe Melo, de cabeza, descontó para no dejar tan tranquilo a los mendocinos. Al rato, Gómez lo agarró a García dentro del área y algún colaborador le avisó del agarrón al árbitro que decretó penal para el Tomba. El Morro tenía la gran posibilidad del triplete pero apareció Weverton para sacársela con el pie. Un primer tiempo donde el Bodeguero no lo dejó hacer nada a los brasileños y con una destacada actuación de García a pesar de haber malogrado el tiro desde los doce pasos.

En el segundo tiempo fue otro el panorama ya que Godoy Cruz sintió el trajín del partido y no estuvo preciso como antes. Palmeiras agarró la manija y comenzó a lastimar a una defensa tombina que daba ventajas. Apareció un tiro de Willian y un cabezazo de Melo que encendieron las alarmas en el fondo.

Hasta que Borja se escabulló entre los centrales y quedó mano a mano con el arquero Mehring que no pudo evitar el empate. Con 14 minutos del complemento, Palmeiras quedaba en pardas. El equipo de Scolari se adueñó del mediocampo con un Felipe Melo que se dedicó a jugar y dejó atrás ese mote de pegador nato.

Terminó mejor el equipo paulista ante un Godoy Cruz que sintió el esfuerzo hecho en el primer tiempo pero nadie le quita esos 45 minutos iniciales donde fue superior a uno de los mejores equipos de la Libertadores. La tendrá difícil de visitante porque debe ganar sí o sí para conseguir un histórico pase a cuartos de final. Aún no está nada dicho y el Tomba tiene con qué para dar el batacazo en Brasil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *